Streaming

Always Be My Maybe: La premisa clásica con giros modernos

Esto También Es.- Always Be My Maybe ofrece una comedia ganadora para Netflix gracias a la química de sus protagonistas y un guión entretenido.

La cultura general sobre los asiáticos en territorio estadounidense dice presente en el guión escrito por Michael Golamco, Ali Wong y Randall Park.

always be my maybe
Fuente: Netflix

La trama sigue la historia de Sasha Tran (Wong) y Marcus Kim (Park) una pareja de amigos de descendencia coreana que crecieron juntos. Desde entonces, siendo polos opuestos están unidos por su cultura. Sasha es la representación femenina poderosa, que persigue sus sueños por cierto claros desde su adolescencia como Chef. Es aventurera, viaja entre el maravilloso mundo de la alta cocina llevando su sello expandiendo su cadena de restaurantes en estados unidos; desafortunadamente como muchas mujeres exitosas en los negocios, el amor no termina por brillar para ella conformándose al final con una ilusión de relación con el magnate de los negocios Brandon Choi (Daniel Dae Kim).

always be my maybe
Fuente: Netflix

Marcus, por su parte es como el ‘Yang’ de Sasha. Indeciso, se refugia toda la vida ras las faldas de la familia justificando el hecho de forma errónea “ellos me necesitan” cuando realmente solo representan su zona de confort. Marcus es un cantante de rap inmerso en los márgenes de una cuadra en San Francisco junto a su banda ‘Hello Peril’.

Fuente: Netflix

A pesar del potencial del grupo, él se encarga de sabotear el éxito por su visión cerrada y conformista. Marcus es tan desacertado como sencillo, sensible, honesto en sus comentarios incluso cuando pudieran desagradar o estar fuera de lugar.

La pareja tiene una química basada en el conocimiento mutuo y a pesar de separarse por más de una década cuando por cierto perdieron la virginidad torpemente, tienen otra oportunidad de reunirse. Con la sombra del resentimiento azotando ¿Es posible encender de nuevo la chispa? En medio de cientos de referencias, chistes, canciones y ocurrencias, en 90 minutos se responde la pregunta.

Dirigida por Nahnatchka Khan, la cinta es fresca, agradable, atrevida, coquetea con las producciones noventeras exitosas como ‘Friends’ evidentemente no por la trama per sé, pero si por el tratamiento de la comedia.

La decisión de incluir a Keanu Reeves como un alter ego personal fue tremendamente acertado. Escuchar su diálogo (donde por cierto participó activamente en la escritura a pesar de encontrarse en medio de la grabación de John Wick 3), es divertido. Asimismo, el acompañamiento de Veronica (Michelle Buteau) facilitan el flujo de las bromas.

always be my maybe
Fuente: Netflix

Como director, Khan tiene una habilidad para hilar el pasado y el presente de forma intangible. Este hecho es crucial para ilustrar las razones de fondo de Sasha para conectar con el concepto de ‘familia” donde Harry (James Saito) y Judy (Susan Park) juegan un rol primario.

El éxito en el gigante del streaming dependerá de la aceptación que pueda tener la audiencia sobre una de las premisas clásicas de Hollywood, ahora modernizado.

Fuente: Netflix

Lo Mejor: La química entre los personajes y su contrastante estilo. Adicionalmente la banda sonora es pegajosa desde D’angelo pasando por Mariah Carey hasta la cancón de los créditos.. es genial.

Lo Malo: Partiendo de la idea cultural coreana y con bromas auto-reflexivas puntuales de una comunidad, puede terminar por dejar la producción en un camino tan amplio como la audiencia de ‘Hello Peril’.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.