Cine Críticas

Toy Story 4 conecta con la infancia de grandes y pequeños

Toy Story 4 rompe esquemas de nuevo, se arriesga y entrega una obra de arte visual, con un diálogo exquisito, personajes entretenidos, en fín son 90 minutos de full entretenimiento.

Esto También Es.- Toy Story 4 rompe esquemas de nuevo, se arriesga y entrega una obra de arte visual, con un diálogo exquisito, personajes entretenidos, en fín son 90 minutos de full entretenimiento.

El guión escrito por Andrew Stanton y Stephany Folsom como una adaptación de la historia original donde John Lasseter, Valerie LaPointe, Josh Cooley, Rashida Jones, Martin Hynes y Will McCormack unieron fuerzas para crear esta saga ya con más de 25 años desde sus inicios.

Como uno de los casos de éxito, Disney/Pixar consiguen de nuevo recordar su espacio especial en los corazones de los espectadores.

 El nacimiento de Forky (Tony Hale) un juguete hecho a mano por Bonnie (Madeleine McGraw) inicia esta aventura como segundo acto luego de recordar por algunos minutos el tiempo que nuestros juguetes especiales compartieron con Andy (Jack McGraw). Forky fu hecho con material que Woody (Tom Hanks) ha reciclado y como primera elaboración de Bonnie, ocupa un lugar especial en su corazón.

Por su parte Forky no acepta que es un juguete ¿Por qué habría de serlo? Si la basura le brinda cobijo y susurra siempre al oído que ‘todo va estar bien’. La aprehensión de Forky le lleva incondicionalmente a regresar a cuanto bote de basura se encuentra a su alcance hasta que un día se pierden de la pandilla y una conversación con Woody le hace entrar en razón comprendiendo la importancia que tiene para Bonnie.

La verdad este personaje es mezcla de comedia y angustia en sus primeros minutos de aparición, pero la dimensión lograda por su escritor es sublime al final de la historia.

Perdidos, en su regreso al camper donde viaja Bonnie con sus padres (Jay Hernpández y Lori Alan), Woody vive la aventura de su vida un descubrimiento personal. El vaquero para ese momento se siente inútil, ha dejado de ser el juguete consentido de Bonnie al punto de acumular días en el closet luego que Jessie (Joan Cusack) se convierta en el nuevo juguete favorito.

Con este cúmulo de sentimientos, Woody se aferra a la idea de protección sobre Bonnie como la misión más importante, al final entenderá que se esconde detrás de esa necesidad.

En toda la aventura además de Buzz Lightyear (Tim Allen), la Sra. Y el Sr. Cara de Papas (Estelle Harris y Son Rickles), Rex (Wallace Shawn) y Slinky (Blake Clark), regresa Dolly (Bonnie Hunt) el juguete de mayor trayectoria en la casa de la niña y se incorporan Giggle McDimples (Ally Maki), Bunny (Jordan Peele), Ducky (Keegan Michael Key), Gabby Gabby (Christina Hendricks) además del regreso de la valiente Bo Peep (Annie Potts).

Tradicionalmente las trilogías son conocidas como la justa medida de las sagas. Es usual ver que a partir de la 4ta entrega, los escritores se desvían del mensaje original y terminan llevando a la pantalla unas películas decepcionantes algunas veces hasta sin sentido.

Pixar tal como en sus orígenes, rompe con el paradigma entregando una película de dialogo tan prístino como el original.

Lo Mejor: El guión.

Lo Malo: Que se terminó. Honestamente no encuentro fallas en la película, hasta la “voz interior” de Buzz es genial. Este es el tipo de película perfecta para toda la familia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: