Cine

Making Babies una comedia sin gracia

Esto También Es.- Inspirado en la eterna cadena de preguntas inapropiadas llega Making Babies, una película fácil de olvidar.

En su debut como director John F. Huber nos conduce en 86 minutos de seamos honestos un intento de comedia.

En esta oportunidad seguimos la historia de Katie (Eliza Coupe) y John (Steve Howey), una pareja recién casada que recién casada quiere ampliar el número de miembros en casa, pero sus intentos naturales son fallidos. Todo esto lo vemos en los primeros 5 minutos de la película cuando Katie deambula por el baño de casa dia y noche esperando por la señal de positivo en sus múltiples test caseros.

La presión se sobreviene viendo que Gordon (Bob Stephenson) el hermano de John y su esposa María (Elizabeth Rodríguez) ya tienen tres hermosos niños con cero planificaciones. Las cosas comienzan agravarse con la serie de afirmaciones inapropiadas de Bird (Glenne Headly), la madre de Katie. Como en muchas casas la serie de eternas preguntas incluyen: ¿Cuándo terminas la universidad?, terminada ¿Tienes pareja?, cuando consigues tu pareja ¿Cuándo se casan?, una vez casados ¿Para cuándo los niños?… y de esta dorma se pasa la vida sin que el entorno muestre aceptación y respeto por las decisiones y el ritmo de cada cual.

En fin, con las malas noticias a la orden del día, deciden someterse a un tratamiento, el problema son las letras pequeñas del tema que incluye el control total sobre la relación de pareja, el consumo de hormonas aparte de una serie de exámenes constantes. En otras palabras, es como un coctel para no quedar embarazada, aunque el objetivo sea concebir, ¿irónico cierto? bueno en ese punto Huber acertó. La verdad no conozco pareja alguna que disfrute del tratamiento, lo importante es el logro de la meta. Al final la pareja descubre su propio camino para concebir.

Esta es de las películas más predecibles que he visto y ciertamente hay una amplia gama, el tema es que dejando claro toda la trama en los primeros 5 minutos, lo interesante sería enfocarse en el proceso, pero es tocado de forma burda.

El tema de la infertilidad es claramente delicado, por algo no es un tema de conversación típico de reuniones, sin embargo, hacerlo liberándose de tabúes dejando en evidencia posibles situaciones reales del hecho en sí, seguramente habría sido más gracioso que cargarlo con bromas exportadas de otras películas como American Pie.

Las actuaciones tampoco terminan de agregar mayor valor a la película salvo el caso de Katie y el Dr. Remis (Ed Begley Jr.) Esperare por la próxima comedia que toque el tema, con suerte consigue la fórmula adecuada.

Lo Mejor: El tema central de la película.

Lo Malo: ¿Dónde empiezo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.