Cine

«The Aftermath» un diamante en bruto temeroso en sus riesgos

Esto También Es.- Aftermath, por cierto una de las películas con más traducciones en su título, lleva a la gran pantalla la adaptación de su libro homónimo escrito por Rhidian Brook que muestra una de las aristas humanas al término de la II Guerra Mundial.

Tradicionalmente cuando algún director se refiere algún evento bélico, retrata solo el trabajo de los soldados en el proceso del conflicto. La valentía de sus hazañas, cuantas alianzas realizaron, terrenos que tomaron y por supuesto quien hizó la bandera de triunfo al final de ese conflicto. Aftermath, ‘El día que vendrá’ en España o ‘Viviendo con el enemigo’ en México, no pretende enfocarse en ello sino en una de las consecuencias emocionales luego del conflicto.

Bajo la dirección de James Kent comienza la historia de Rachael Morgan (Keira Knightley) la esposa del oficial Lewis (Jason Clarke) que se reencuentra con su marido en Alemania visto que él como coronel del ejército británico tiene como misión mantener el orden en los alrededores de Hamburgo.

Casi todos en el pelotón se encuentran a gusto con el trabajo, solo algunos pocos resaltan las desavenencias que deben afrontar. «Los franceses consiguieron el vino, los yanquis obtuvieron la vista, nosotros obtuvimos las ruinas«, son las palabras de un oficial.

Rachel al igual que ese oficial encuentra terrible el entorno y no deba de menospreciar cualquier gesto de cortesía de los alemanes incluidos aquellos que les reciben en una gran mansión donde viven el arquitecto Stephen Lubert (Alexander Skarsgård) y su hija Freda Lubert (Flora Thiemann).

La casa en cuestión pasa a manos del ejército para brindar la mejor de las atenciones a quienes libraron la guerra. Sin embargo, en lugar de sentirse impresionada, las preocupaciones de Rachel inician al percatarse que no estarán solos primero con el personal de trabajo y luego con la aceptación de su esposo para brindar abrigo a los ex dueños de la casa.

Lewis es un hombre cálido, conciliador y abnegado a su labor al punto de priorizar cualquier trabajo sobre su esposa. Este “detalle” irá agrandando una brecha entre ambos creando el ambiente perfecto para el surgimiento de una aventura para Rachel quien se lamenta haber dejado a Londres atrás para verse en una opulenta casa sin compañía.

Llegada la aventura ¿Cuál es la actitud correcta del cándido coronel? ¿La guerra es solo un tema de ganar territorios? ¿Es posible fraternizar con tu enemigo de guerra? Esas forman parte de una gran cantidad de interrogantes a las que responde Aftermatch, todo desde el punto de vista visceral.

La película es una obra visual preciosa. La recreación del espacio es maravillosa. El punto donde desafortunadamente no consigue brillar por completo la cinta, es justo en la profundización de su trama central. El desempeño de los actores es maravilloso, especialmente el caso de Skarsgard, Clarke y Kate Phillips pero la cinta no es abrazadora.

A pesar de las claras referencias entrelíneas sobre Casablanca, al final no termina por conmover lo suficiente por un tema de guión que resulta irónicamente temeroso en hondar. Las heridas estaban abiertas y en el libro justo el trato de este tema, aporta la riqueza necesaria para conducir al lector hasta la última página sumergido en la historia, pero la adaptación, se olvidó de esos detalles.

Lo Mejor: La ambientación y por supuesto el lado sensible que retrata Rhidian Brook desde su libro.

Lo Malo: datos cruciales del libro que realmente habrían aportado un plus al libreto llevándolo al punto sublime que esperaba.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.