Cine

‘Alita: Battle Angel’ una joya en fotorealismo merecedora de mayor atención

Esto También Es.-  James Cameron escribió y produjo una de las joyas del 2019 ‘Alita: Battle Angel’ película que al igual que ocurrió con Avatar en 2009, marca una pauta en el cine.

Iron City es la última ciudad caída del cielo donde humanos y ciborgs han sobrevivido por varias generaciones con la promesa eterna de mejorar su estilo de vida con el cumplimiento de ciertas condiciones para llegar a Zalem.

Los ciborgs han sido destrozados durante años, pero los restos permaneces tirados al descuido a lo largo y ancho en la ciudad. El Dr. Dyson Ido (Christoph Waltz) una mezcla entre ingeniero mecánico y doctor es uno de los dos mejores especialistas de la ciudad que en su investigación de campo se ha topado con los restos del cuerpo de una cyborg.

De alguna manera el cuerpo llama su atención, se trata de uno de los humanoides desaparecidos 300 años atrás. Toma el cuerpo y la reconstruye utilizando parte de las piezas que una vez creó para su propia hija.

Al recuperar la consciencia, la cyborg es bautizada como Alita (Rosa Salazar) pero, aunque su nuevo cuerpo calza perfecto con sus habilidades naturales, las memorias se han esfumado por completo.

La ayuda de Hugo (Keean Johnson), uno de los recolectores de partes y piezas de ciborgs, le enseña el estilo de vida en la ciudad donde entre otras cosas se practica el brutal juego de patinaje llamado Motorball.

El doctor además de sus funciones de día, por las noches libra una guerra contra los ciborgs malvados. Es justamente la en los callejones de Iron City el factor detonante en los recuerdos de Alita quien, en un acto de rebeldía hacia su padre, decide seguir sus instintos y unirse a la brigada, no sin antes participar en el fascinante juego recientemente descubierto.

El deseo de conectar todo su pasado lleva Alita al mundo del Motorball descubriendo su pasado bajo la amenaza de Vector (Mahershala Ali) y Chiren (Jennifer Connelly).

Basada en un manga de Yukito Kishiro, Robert Rodríguez se enfoca en el autoconocimiento de Alita valiéndose de los elementos a su alrededor. Para agregar drama a la historia, el romance surge a su paso.

El entorno que se han creado Cameron junto a Rodríguez juegan como la configuración de un mundo desahuciado donde la lucha no es por calidad de vida sino por supervivencia. El vestuario en tonos tierra, los edificios convertidos en ruinas, el control de la ciudad bajo el ojo de un minúsculo grupo adinerado es una muestra fiel de la descomposición del mundo donde “La esperanza” al igual que en la realidad se usa para manipular las masas ocupadas en su egoísmo por un bien individual.

Ciertamente una parte de la fanaticada del manga esperaba responderá preguntas como ¿por qué la tecnología en Alita es de avanzada respecto a los demás ciborgs? Al igual que la profundización en Zalem, sin embargo, la película está configurada de forma ingeniosa para ser el principio de una franquicia exitosa.

Lo Mejor: El trabajo de producción y dirección es por demás plausible al igual que el fotorealismo generado.

Lo Malo: En el libreto hay un detalle puntual que por ratos descoloca al espectador. La historia de amor resulta forzada, no necesariamente debe cruzarse el “amor” como pareja para despertar interés, las amistades pueden ser invaluables incluso más en los casos de interés común, por suerte, se trata de solo un detalle de poco tiempo, permitiendo disfrutar de la función de principio a fin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.