Espectáculo

Ad Astra: un viaje interno con «El espacio» como incentivo

Esto También Es.-  Hemos pasado del sueño de volar en la tierra con algún nuevo desarrollo al viaje al espacio cada vez más palpable y realista. Esa misma evolución ha legado a las películas, antes solían enfocarse en la travesía al espacio donde cientos de aventuras conducían a los espectadores un viaje de ciencia ficción con los pormenores que pudiera significar el trayecto al espacio, pero “Ad Astra” se despide de esa corriente.

Escrita por Ethan Gross en compañía de James Gray quien también dirige, la historia aquí se ofrece un viaje interior a través de las emociones de Roy McBride (Brad Pitt) donde el tema del espacio es simplemente herramientas técnicas para ilustrar de mejor forma al espectador.

En un futuro cercano, cuando el viaje espacial es más frecuente, McBride cae en picada a la Tierra como una especie de inmersión celestial desde una torre que se extiende desde el suelo hasta el espacio es medio de una oleada de energía devastadora. Los trajes a cargo de la exploración espacial informan a McBride que han rastreado la fuente de la oleada hasta un dispositivo antimateria estacionado cerca de Neptuno, que resulta ser el último lugar en el que alguien escuchó de una famosa misión llamada The Lima Project. El objetivo para ellos era llegar al alcance más alejado de nuestro sistema solar y mirar el resto del universo, tratando de encontrar vida inteligente. Durante años, Roy ha creído que su padre estaba muerto, pero ahora puede que no solo esté vivo sino también detrás de un ataque a la Tierra. Ahora lidera la misión de su vida, encontrar a su padre y solucionar la amenaza que significa para la tierra que en el fondo es si mismo.

En términos de la trama, la cinta es densa y visualmente suntuoso, que funciona como un examen de autoconciencia masculino donde los conceptos de Dios, Padre y la relación con las emociones son duramente tratados.

Roy (Pitt) tiene una carrera asombrosa como astronauta, pero en su vida personal guarda cicatrices por varias circunstancias vividas con su padre H. Clifford McBride (Tommy Lee Jones)

Honestamente si hablamos de la fotografía, la cinta es maravillosa, no así sucede con la trama, la alegoría religiosa incrustada en «Ad Astra» es muy clara si la busca, pero nunca se destaca.

Es propio de la ciencia ficción generar preguntas, un significado profundo ante determinada historia. aquí me ha llevado a consultar varias veces con el reloj el tiempo restante. Esa conexión que contiene la premisa original es sumamente extendida.

El reparto de la película incluye a Helen Lantos (Ruth Negga), Thomas Pruitt (Donald Sutherland), Lorraine Deavers (Kimberly Elise) Franklin Yoshida (Bobby Nish) con actuaciones de primer nivel pero que no terminan por conquistar en cartelera por su trama.

Lo Mejor: La fotografía. Visualmente es muy visual.

Lo Malo:  La película es profundamente filosófica, pero en la profundidad se olvida de utilizar correctamente ese viaje espacial, empezando por el uso de una bomba nuclear para evitar el uso de la antimateria o el final al que no me refiero para evitar el spoiler pero….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.