Críticas

Cómo vivir contigo mismo, lo mejor de Paul Rudd llevado al streaming

Esto también Es.- «Cómo vivir contigo mismo» (Living with Yourself) lleva la energía del cine en una comedia literalmente original de Netflix con Paul Rudd abiendo debate sobre lo subestimado que ha estado este gran actor.

El creador de ‘ Cómo vivir contigo mismo ‘ todavía está sorprendido de que hayan recibido por ese cameo: «Simplemente no sé por qué lo hizo»

Estrenada el viernes, Living with Yourself de Timothy Greenberg es una serie desafiante de género que presenta un poco de comedia, un poco de ciencia ficción y mucho de Paul Rudd. Una versión mordaz, ciertamente extraña, del malestar de la mediana edad, la serie se centra en el personaje de Rudd, Miles, un hombre casado que lucha con las duras realidades de la vida. Sus mejores días están detrás de él en el trabajo; está luchando con la idea de formar una familia en casa; y la sensación de hastío que ocasionalmente nos angustia a todos se está acercando peligrosamente a convertirse en su fábrica permanente.

En una desesperada necesidad de una sacudida, Miles se somete a un extraño «tratamiento de spa» valorado en 50.000 dólares americanos que promete «reconstruir su ADN para crear una mejor versión de sí mismo». Lo que nadie le explica es que esa versión será una nueva persona que básicamente le sustituye tomando el control de su vida.

Es difícil hablar de detalles cuando se trata de ‘Cómo vivir contigo mismo‘ porque es un espectáculo que se disfruta mejor sin expectativas ni spoilers. La actuación de Miles (Rudd) resulta simpática en cada paso. Lo mismo pasa con Kate (Aisling Bea), la esposa perpleja de Miles que se ve envuelta con un personaje donde brilla con luz propia.

¿Qué haces cuando conoces una versión mejorada de la persona con la que prometiste pasar el resto de tu vida? o ¿qué precio tiene tu vida?, son algunas preguntas que responde la serie

Dirigido por el dúo de Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris, esta serie lanza una idea inteligente de alto concepto con un tiempo de ejecución de ocho episodios y media hora que resultan simplemente perfectos. La intención de fondo es tomar ventaja del mismo formato híbrido de género que funcionó tan bien para Muñeca Rusa (Russian Doll), Dead To Me y hasta Maniac. Tanto la calidad como la tonalidad sitúan a ‘Living with Yourself’ en su propio espacio ecléctico que merece el tiempo para disfrutar de ella.

Es posible que prefieras a Ant-Man Paul Rudd por la tradición de Marvel o más bien por la publicidad abrumadora de la compañía, pero el actor realmente deslumbra en sus papeles duales, trayendo una energía de estrella de cine innegable a la pantalla chica. A pesar de representar a dos personajes que son físicamente idénticos (los dos tienen peinados ligeramente diferentes), los espectadores nunca se confunden con la identidad de Miles. Rudd ofrece una actuación verdaderamente virtuosa mientras alterna sin problemas entre extremos emocionales.

Por un momento llegarás a cuestionarte si hasta el momento el talento de Rudd se ha subestimado.

Lo Mejor: La narrativa vertiginosa y la actuación de Rudd.

Lo Malo: la mezcla de géneros algunas veces juega en contra del relato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.