Críticas

“Fractura” un thriller de horror que llega a Netflix y se queda corta por la ejecución del actor principal

Esto También Es.- Fractura (Fractured) es la cinta de Brad Anderson, que llega a Netflix con un thriller psicológico con un misterioso fondo que no termina de convencer por el desempeño de su actor principal.

Anteriormente Anderson ha conquistado a la audiencia del género con películas como The Call o The Machinist, producciones que ya muestran el estilo psicológico del director.

La cinta sigue a Roy Monroe (Sam Worthington), un alcohólico en recuperación cuyo segundo matrimonio está más que quebrantado, Fractura. La escena de apertura sutil como un accidente automovilístico lo pone todo sobre la mesa, mientras Roy y su esposa Joanne (Lily Rabe) analizan las cosas en el largo viaje de regreso a casa después de una cena de Acción de Gracias.

Joanne enuncia «Estamos rotos, lo hemos estado durante mucho tiempo» esto mientras su pequeña hija Peri (Lucy Capri) se asoma por la ventanilla trasera del carro, ajena del panorama familiar que se presenta. Roy por su parte está frustrado por la impotencia que le despierta el no poder solucionar la situación.

Una parada del auto cambia la historia de la familia cuando un perro asusta a la pequeña que cae en los cimientos de una construcción en el lugar. Roy se lanza detrás de la niña, el momento es abrumador. Él está sumergido en su proceso de recuperación del alcoholismo, pero la inutilidad parece ser un fantasma que le azota. A partir de entonces comienza la carrera por ver la recuperación de su familia cuando entrega la responsabilidad en una clínica cercana. El conflicto se genera cuando se pregunta por los avances del tratamiento para Peri y le dejan saber que en esa clínica no hay registro alguno de una niña con esos datos. Dado que el mundo nevado a su alrededor es tan sombrío y desolado como su matrimonio, es seguro asumir que la salvación de Roy y su familia no será fácil.

Roy está Fractura entre el deseo por ayudar a su hija frente a la necesidad por mostrar su valía. Es como un animal hambriento que busca en todas las direcciones algo que pueda digerir.

El director trabaja a partir de un guión escrito por Alan B. McElroy pero toda la película honestamente se soporta por el trabajo de sonido y las escenas de salto clásicas del género. La cámara sigue a Worthington en todo momento en un intento por mostrar el estado mental cada vez más raído de Ray el problema es que el actor no termina por convencer.

Acompañando a Worthington tenemos a los doctores Adjoa Andoh, Stephen Tobolowsky y Chris Sigurdson, un par de agentes de la policía local Lauren Cochrane y Shane Dean y el guardia de seguridad Chad Bruce en el reparto principal.

Debido al territorio familiar que cuenta la película, y viendo los indicios de los primeros minutos la expectativa son los giros que plantea, esto es un juego nada sorprendente, aunque disfrutable.

Lo Mejor: las pocas escenas de los doctores, en especial el final, ver la expresión en la mirada de Sigurdson es simplemente el sentimiento que debió sentirse a lo largo de la cinta.

Lo Malo: la ejecución del personaje principal quedando en un estilo regular, con creces el resto del reparto le supera al punto que casi comparto el sentimiento de frustración persistente en su esposa Joanne Monroe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.