Críticas

The End of the F *** ing World un Tesoro sensible Escondido detrás del horror

Esto también Es.- The End of the F *** ing World  es catalogada como una de las mejores comedias de humor negro en Netflix y su segunda temporada reafirma las razones.

Dos años después de la escandalosa primera temporada, James (Alex Lawther) y Alyssa (Jessica Barden) vivieran un final trágico con cientos de inquietudes, la segunda temporada regresa no solo con respuestas sino incorpora otros personajes tan profundos como los protagonistas.

La mayor parte de la historia gira entorno a Bonnie (Naomi Ackie) una chica de mirada penetrante y un lenguaje corporal sombrío y escalofriante, perfecto para su rol como la enferma enamorada del Profesor Clive Koch (Jonathan Aris). Bonnie es una bibliotecaria criada bajo la cruel disciplina de su madre (si cuando veas como la tratan, entenderás porque hablo de crueldad). Ella se retira con un vacío interior y encuentra la manera de justificar ante los ojos de su madre, el ingreso a la universidad, aunque no sea por las razones que la señora esperaba.

Bonnie estuvo en la cárcel y esperaba salir para encontrarse con su “crunch”, sin embargo, poco tiempo antes de recuperar su libertad, una carta es devuelta con el mensaje de la muerte de Clive, a partir de entonces el objetivo de Bonnie es castigar a los asesinos de su amado.

Una de las habilidades de este espectáculo es su toque ligero cuando de humor se trata, llega inesperadamente, en los momentos más sombríos. La escritura es fantásticamente seca, incluso una línea tan repetida como «maté a alguien» o “asesinato”, se ríen, mediante la adición de una pausa y la adición explicativa de «a propósito».

En la primera serie, James se creía un psicópata, pero a juzgar por lo que vemos de Bonnie, estamos a punto de encontrarnos con la realidad. Su enfoque para atraer al objeto de sus afectos es bastante único y ciertamente memorable, y su conexión con James y Alyssa se hace evidente rápidamente. Establece muy bien una maraña espinosa para que la serie dos se desenrede, y un enfrentamiento potencialmente monstruoso.

Las actuaciones son cada vez mejor, y resulta satisfactorio saber que una serie que ya parecía perfecta, es capaz de superarse entregando nuevos matices, contenido sin perder su esencia.

Por un momento confieso que al ver a Bonnie fantaseaba con la idea de reunirla con Charlotte, el personaje de Allison Williams en The Perfection, las expresiones de ambas son simplemente escalofriantes sin tener que pronunciar palabra alguna.

Cuando The End of the F *** ing World se emitió por primera vez en 2017, el recibimiento por los espectadores resultó tímido, de hecho, es esa la principal razón por la que debimos esperar tanto tiempo para una nueva entrega a pesar de poder devorar la temporada entera en menos de 3 horas. Una vez que la curiosidad por ese nombre tan peculiar empezó a calar, el espectáculo cobró vida y se convirtió en un éxito vibrante al punto de haber pasado de la televisión a Netflix donde captó la audiencia internacional. Sus episodios son compactos y de corta duración, el estilo en definitiva baila sobre la exageración en cada aspecto que desarrolla. Este es un espectáculo violento y escatológico, pero luego es divertido, puntiagudo e irónico, al tiempo que se convierte en una mirada tierna o un toque cariñoso dejando ver su corazón.

Basada en la novela gráfica de Charles Forsman, el retrato aquí encuentra su belleza única armonizado con una banda sonora que permite la fluidez de la historia hilando escena tras escena para sentarnos a un lado de Alyssa y James mientras nos preguntamos si este es The End of the F *** ing World.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.