Críticas

Modern Love: 8 historias de amor honesto en Amazon

Esto También Es.- Es grato cuando consigues una serie que habla de la diversidad que siempre ha existido entre nosotros con todos sus matices. Modern Love recuerda el amor entre amigos, pareja, personal, como padres, en fin, son una muestra de verdadera humananidad.

John Carney, Tom Hall, Sharon Horgan y Emmy Rossum dirigen la belleza del amor desde sus diferentes matices basado en la columna homónima del New York Times, con 14 años circulando, las opciones para la plataforma son numerosas. Luego de “Persona” en Netflix, esta ha sido la antología que este año más me ha conmovido en 2019.

8 episodios de media hora completan una temporada que fluye libremente hasta llegar a un final limpio con un reparto de estrellas descaradamente asombroso. Cada episodio se basa en una historia real de la columna, y una de las partes más fascinantes de la experiencia es la traducción de la columna en ficción.

El viaje comienza con “When The Doorman Is Your Man” (Cuando el portero es tu protector), episodio donde nos encontramos con Maggie (Cristin Milioti) aterrorizada por sus desastres amorosos, para su fortuna, Guzim (Laurentiu Possa), el portero de su edificio, es un ángel guardián inusual que sorprende al espectador (se los prometo, esto no es ningún cliché).

Acto seguido por “When Cupid Is a Prying Journalist” (Algo como ‘Cuando un Periodista resulta en un Cupido exigente), uno de mis episodios favoritos donde Joshua (Dev Patel) un moderno y joven empresario, en medio de su entrevista con Julie (Catherine Keener) escucha la única pregunta para la que no estaba preparado. La química entre estos personajes es deliciosa además este es un episodio donde Andy García termina de completar ese ambiente seductor en escena.

De ese ambiente amoroso y sencillo, los escritores nos mueven a un escenario complejo en “Take Me as I Am, Whoever I Am” (Tómame como soy, quienquiera que sea) con Lexi (Anne Hathaway) una de las mejores profesionales en su área, ve eclipsada su vida en línea general motivado a su desorden bipolar. Aquí hay un tema de amistad con Sylvia (Quincy Tyler Bernstine) que denota verdadero cariño. Asimismo, la batalla interna sin caer en el melodrama que pudo haber sido representado, es excepcional.

Nivelando la exaltación del episodio anterior llega “Rallying to Keep the Game Alive” (Manteniendo el fuego vivo). Protagonizado por Sarah (Tina Fey) y Dennis (John Slattery) básicamente la pareja luego de años de matrimonio y con solo un integrante exitoso en la vida profesional, finalmente la atención primaria que demandaba por sus hijos se ha desvanecido, dejando una especie de vacío en el matrimonio que lucha por mantenerse vigente con la ayuda de la terapista (Sarita Choudhury). Si hay un episodio plano al menos en esta temporada, es este, el ritmo por alguna razón a pesar de ser solo 29 minutos, me llevó a ver el reloj en alguna oportunidad.

Terminado ese episodio, nos movemos a uno donde la bandera es “dejar fluir que no todo lo que brilla es oro” bajo el título “At the Hospital, an Interlude of Clarity” (En el hospital, un intervalo de claridad). Con toda la atención dirigida a Yasmine (Sofía Boutella) y Rob (John Gallagher Jr.), veremos la pareja más improbable en escena y tal vez justo allí radica la riqueza en el guión. Ciertamente parece una serie de acontecimientos imposibles, sin embargo, me permito recordar que está basado en una columna que recoge hechos reales (tal vez mi defensa llega porque cuidando las distancias, algo similar he vivido), lo cierto es que me parece disfrutable recordar que cada cual tiene sus propios demonios y los enfrenta a su manera. A propósito del tema, es el turno para “So He Looked Like Dad. It Was Just Dinner, Right?” (Entonces, se parecía a papá. Fue solo la cena, ¿verdad?).

Comencemos por mencionar que sus protagonistas me encantan tanto Peter (Shea Whigham) quien por cierto trabajó en Joker, acompañado de Maddy (Julia Garner), pieza central de Ozark, la química entre ellos es tremenda, no así con el guión. La historia sigue a Maddy viviendo su fantasía de protección paterna frente a Peter que lee la actitud de Maddy como un coqueteo típico. En este episodio parece estar reproducida una idea exactamente opuesta al anterior. Resulta incómodo ver lo que sucede. En definitiva, el de peor ponderación de la temporada, pero no te desanimes porque de nuevo sube la energía con “Hers Was a World of One” (Su mundo era de una persona).

Seguimos a Tobin (Andrew Scott) y Andy (Brandon Kyle Goodman), una pareja con deseos de adoptar un bebé y Karla (Olivia Cooke) una joven hippie embarazada que ciertamente parece irresponsable con su vida mas no así cuando se trata de un hijo.

Karla es consciente que en su estilo de vida agitado saltando entre parejas entre quienes se encuentra por cierto Mick (Ed Sheeran), no hay espacio para un bebé, no obstante, el tema no es tan sencillo, ella desea asegurarse que la familia que recibirá al pequeño, realmente le brindará el amor, educación y protección que en su mundo sería un imposible. El trabajo de Cooke, sus preocupaciones son manejadas de forma muy inteligente y Scott, honestamente casi sin diálogo se puede leer.

Para cerrar la temporada por todo lo alto tenemos “The Race Grows sweeter Near Its Final Lap” (La carrera más dulce está cerca de su vuelta final) un episodio absolutamente conmovedor.

Protagonizado por Margot (Jane Alexander) y Kenji (James Saito), se recogen diversas enseñanzas vida con unos adultos mayores que decidieron abrir las puertas a un nuevo amor.

Sorprendentemente encontrarás en este episodio una conexión entre todas las historias que me llevaron a las puertas de llorar. Es satisfactorio encontrar una suerte de historias reales sin rayar en el melodrama, el amor habita en todos los rincones y Modern Love tiene algo para todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.