Críticas

Noelle ¿El primer Santa en Disney + es patrocinado por Amazon?

Esto También Es.- El empoderamiento femenino arropa a Santa Klaus con un ligero twist en su concepto en Noelle.

Disney + está reeditando los clásicos navideños y entrega con Noelle, una comedia navideña escrita por Marc Lawrence mismo encargado de hacernos reír con Miss Simpatía.

La historia sigue a Noelle (Anna Kendrick) quien, siendo la hija de Santa Klaus, es llamada la princesa del Polo Norte.

Noelle siempre ha querido hacer algo significativo pero, desde pequeña la misión asignada fue mantener el espíritu navideño, cuestión a la que se resigna por largo periodo donde prefiere aprovechar los descuentos de ser un pariente directo de Santa. Es así como la señorita Kringles siempre ha tenido el privilegio de recibir descuentos sustanciosos en las tiendas, dulces, galletas, así como toda la atención necesaria gracias a su nana, la elfa Polly (Shirley MacLaine).

En esta historia Papa Noel o Santa, es un hombre, el jefe de familia de los Kringles un grupo de  élite superior de la sociedad. La muerte llega para santa (Jay Brazeau) y es momento de ceder el privilegio al siguiente Kringle, Nick Kringle (Bill Hader), el hermano de Noelle que se ha estado preparando toda su vida, desafortunadamente por más que lo ha intentado, la magia del espíritu de la época no le ha acompañado hasta el momento y a pocos días de la navidad Noelle le sugiere tomarse unos días para liberar su mente. Luego de leer numerosas revistas incluidas People, Nick solo aprendió que “Jennifer Aniston es buena”, decidió marcharse a Phoenix.

La desaparición de Nick despierta conmoción en el Polo Norte y la reacción es ceder el trono al siguiente hombre de la familia, el primo Gabriel Kringle (Billy Eichner), un erudito de los sistemas y telecomunicaciones que tiene ideas novedosas para el sistema de entregas de regalos. Con la ciudad conmocionada, por primera vez Noelle siguiendo el consejo de su nana, decide emprender la aventura de regresar a Nick para salvar la navidad.

En momentos donde arrecia la batalla del streaming, resulta llamativo que entre dos compañías exista algún acuerdo comercial. Noelle por el contrario demuestra que el ‘espíritu navideño’ lo ha conseguido con Amazon Prime, y Disney+.

Este año parece que la demanda de regalos más grande es por iPads y la idea revolucionaria en el Polo Norte, es enviarla vía Amazon Prime, tema que se repite en reiteradas oportunidades.

En última instancia, Noelle es una comedia de pez fuera del agua que trae a Kendrick como la encarnación de la Navidad en una Princesa de Disney pero con un sutil aire de empoderamiento femenino, único tema que se trata con sutileza al sugerir que mujeres y hombres, cualquiera podría ser Santa, el tema es mantener el espíritu navideño. Pasado ese punto, el resto de los mensajes me resultaron incómodos. La cinta simplemente no reúne el alma festiva de las películas propias de la navidad.

Lo que sí tiene es una actuación de Kendrick que se ríe a carcajadas, quien demuestra ser un tirador de diálogo, convirtiendo bromas en momentos realmente divertidos con su actuación. Muchas de sus partes se extraen casi directamente de Elf y aunque usted no lo crea con coqueteos a (Des)encanto de Netflix, pero Noelle nunca coincide con la creatividad, el borde o, en última instancia, el corazón de la película de la que obviamente se está sacando.

Afortunadamente, el rendimiento efervescente de Kendrick lo saca de todas las rutinas posibles, desde el cuasi romance con Jake hasta la trama secundaria sobre el primo de Kringle Gabriel tratando de convertir el Polo Norte en un centro de entrega al estilo de Amazon, equipado con un análisis lateral algorítmico forense del altruismo latente (también conocido como FA-LA-LA), un sistema que utiliza datos para determinar si los niños son «traviesos» o «agradables».

Ultimadamente si buscas una película palomera que distraiga con un ambiente festivo y que termine por sembrar la idea del iPad como el regalo perfecto, Noelle es la respuesta, sin embargo, esta no es la cinta que tiene “el centelleo” correcto para convertirla en una visita obligatoria.

Lo Mejor: Las actuaciones de Anna Kendrick y Shirley MacLaine.

Lo Malo: un guión que no termina de brillar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.