Cine

Los Ángeles de Charlie ¿regresaron?

Esto También Es.- Cuando hablamos de Los Ángeles de Charlie, sabemos que vamos a encontrarnos con acrobacias irreales, efectos especiales exagerados, peleas y por sobre todo de chistes en una historia particular en torno a mujeres que protegen el mundo, pero todo dentro de una trama que conserva ciertos límites que, este regreso de la franquicia pasó por alto.

Escrita y dirigida por Elizabeth Banks francamente esperaba reírme al mejor estilo de Pitch Perfect. Esta cinta se siente como un justificativo forzado y costoso que lleva nuevamente en 2019 la agenda políticamente correcta y diversidad.

El mundo se encuentra en peligro gracias al nuevo dispositivo llamado “calisto” de una compañía tecnológica liderada por Alexander Brock (Sam Clafin). La intención de cara al público es, producir energía limpia para suministrar el servicio al mundo. En el proceso, Jane Kano (Ella Balinska) sugiere que deben hacer algunas modificaciones porque el producto tal como se quiere llevar al mercado, genera un impulso eléctrico que atenta contra la vida de los humanos. Peter Fleming (Nat Faxon). el jefe de Jane, le dice que luego de cinco años el producto saldrá al mercado tal como está, dejando en riesgo la vida de millones, así como de la posibilidad de controlar el entorno porque, además de la habilidad para controlar la electricidad “calisto” es una especie e “Alexa” súper desarrollada.

Ante el problema Jane de alguna forma contacta a la agencia y los Ángeles Sabina (Kristen Stewart) y Elena (Naomi Scott) entran en escena bajo la dirección de Edgar Bosley (Djimon Hounsou) pero la situación se complica cuando Hodak (Jonathan Tucker). Un asesino a sueldo, atenta contra la vida del equipo que es rescatado momentáneamente por Bosley (Elizabeth Banks). Es a partir de ese instante que los Ángeles deben ir tras las pistas para acabar con el enemigo y proteger a la humanidad.

Por la tendencia actual, resulta sencillo imaginar que esta sería una franquicia regresando en su justo momento, lista para ocupar su lugar como uno de los clásicos culturales pop más valiosos de la evolución del feminismo en el último medio siglo. Desde su debut en 1976, esta serie de películas y programas de televisión de súper espías, siempre ha reflejado y manejado las ansiedades sobre el poder femenino y ¿qué mejor momento para tocar el tema?

Estrenada durante la misma década que The Mary Tyler Moore Show, la serie de televisión original producida por Aaron Spelling impactó al retratar a las mujeres fuera del hogar y amplió las nociones de los espectadores sobre lo que ese trabajo podría ser. Al mismo tiempo, hizo que su trío central, todo blanco, por supuesto, estuviera en deuda no solo con un jefe masculino nunca visto (Charlie) sino también con su asistente masculino (Bosley). Más tarde cuando llegaron las películas, las historias tomaron un giro divertido de entretenimiento familiar, pero repito siempre con una trama, un guión de peso que justificaba las escenas de acción características.

Ahora en este caso, mira, mira, de verdad a historia de Spy Kids era más compleja, nada fluye, es como un corte que tiene conexiones nada interesantes más allá de integrar un nuevo personaje sin importar si agrega algo a la cinta o no como en el caso de Langston (Noah Centineo) que ni frio ni calor y ciertamente me habría gustado verle hacer algo aparte de comer un emparedado.

Hablando del reparto, un equipo de lujo que hizo lo que pudo con el material entregado. Tenemos un John Bosley (Patrick Stewart), Saint (Luis Gerardo Méndez), Johny Smith (Chris Pang) desperdiciado además de todos los mencionados al principio.

Los únicos diálogos que medio dejan ver algo del espíritu original de la franquicia, son los de Sabina (Stewart).

Rescato la fotografía de la película y la química ente los ángeles de resto, como dice Ariana Grande: thank u, next.

Lo Mejor: El reparto.

Lo Malo: por lejos el guión, creo que de los más flojos en el año. Cuando la cinta empezó su promoción con el tema #DontCallMeAngel, confieso que no entendía porque ese título, ahora todo cobra sentido,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.