Cine Críticas Streaming

Historia de un matrimonio: un retrato humano y sensible ejecutado magistralmente

En una sociedad terriblemente parcializada donde los códigos de conductas fueron escritos pensando solo en blanco y negro, resulta exquisitamente placentero que alg ún escritor se tome el tiempo para retratar las relaciones humanas en escala de grises y eso es precisamente lo que Noah Baumbach consiguió al escribir y dirigir Marriage Story

Esto También Es.- En una sociedad terriblemente parcializada donde los códigos de conductas fueron escritos pensando solo en blanco y negro, resulta exquisitamente placentero que alg ún escritor se tome el tiempo para retratar las relaciones humanas en escala de grises y eso es precisamente lo que Noah Baumbach consiguió al escribir y dirigir Marriage Story (Historia de un matrimonio).

Aquí seguimos el proceso de divorcio de Nicole (Scarlett Johansson) y Charlie (Adam Driver) ambos por demás de convincentes. Charlie es un director brillante en el mundo del teatro fuera de Broadway, mientras Nicole, su esposa y protagonista, es una actriz de cine oriunda de Los Ángeles que trasladó su residencia a Nueva York para acompañar a su esposo aportando además el toque de glamour en un momento crucial cuando la compañía teatral apenas daba sus primeros pasos.

La intención de Nicole es crecer juntos dentro y fuera de las tablas, sin embargo, se está volviendo mucho menos importante para un esposo que, a pesar de su inteligencia y encanto devastadores y bastante afectados, es indiferente a sus necesidades y opiniones.

La pareja está haciendo su esfuerzo por conseguir un trato sano que permita el crecimiento de Henry (Azhy Robertson) de la mejor forma posible, el problema es que no saben cómo lograrlo, razón por la cual siguen los consejos de sus abogados Nora (Laura Dern) y Jay (Ray Liotta) quienes desatan una guerra que ninguna de las partes defendidas estaba buscando.

La película es maravillosa, fuera de todos los clichés absurdos que constantemente llegan a la pantalla en los casos de divorcio, esta es una historia real cargada de drama en cada línea del guión sin que ello requiera de alguna exageración visceral de los actores.

Marriage Story es maravillosamente dulce, triste y divertida simplemente ofrece más placer momento a momento que cualquier otra cosa. Sería reduccionista llamarlo autobiográfico, pero es notable cuán escrupulosamente generosa es Baumbach con la figura de la futura ex esposa, interpretada impecablemente por Scarlett Johansson a sabiendas que la inspiración para esta película fue la historia personal de la escritora. La película es hábilmente equilibrada y emocionalmente calibrada, aunque hay detalles incidentales sobre quién es el primero en defender un abogado, y una división del 55/45% en el acuerdo de custodia de los hijos.

Tal vez sienta cercana la historia porque una situación similar se vivió en casa y el resultado era similar (como ‘Henry’, pero bastante más crecida, fui testigo). Explicar al mundo que luego de años de noviazgo o matrimonio puedes seguir amando a tu ex esposo o el padre de tu hijo, pero ya no de la misma manera, es un tema complejo. Habrá quien lo asocie con un tema de “apego emocional” o cualquier otra patología que justifique una consulta con el psicólogo, pero es algo simple. Todo matrimonio se construye con una cadena sistemática de experiencias, algunas positivas y algunas tal vez menos.

Ese es el cuadro de una relación promedio, eso es una relación humana normal con una ejecución sublime disponible en Netflix.

Lo Mejor: hay dos puntos a resaltar, las actuaciones y el guión, en ambos puntos el carisma y la honestidad elevan los diálogos de la escritora.

Lo Malo: Solo por ser exquisita, con tanta insistencia en la diferenciación entre una persona de Los Ángeles y una de New York, pudieron haber agregado algo de contenido que ilustrara el tema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: