Cine Críticas

“Uncut Gems”: un descenso predecible con un guión simplista

Adam Sandler se entrega en “Diamantes en Bruto” (Uncut Gems), una cinta frenética que sigue a Howard Ratner, un adicto a las apuestas de Benny y Josh Safdie que dibuja el descenso de su vida en una carrera que podría dejarnos sin aliento.

Esto También Es. – Adam Sandler se entrega en “Diamante en Bruto” (Uncut Gems), una cinta frenética que sigue a Howard Ratner, un adicto a las apuestas de Benny y Josh Safdie que dibuja el descenso de su vida en una carrera que podría dejarnos sin aliento.

Los hermanos Safdie escriben y dirigen esta película que trae a Howard Ratner (Sandler), un judio distribuidor de joyas de alta gama de oficio, que hace vida en la ciudad de Nueva York entre gánster, mafia y muchos timadores. Poco o nada preocupado por cuanto sucede a su alrededor. Dinah (Idina Menzel), Eddie (Jonathan Aranbayev) y Marcel (Noa Fisher) su esposa e hijos respectivamente, se ven arrastrados por este maratón por lograr el mejor puntaje en la casa de apuestas.

Rápidamente y con problemas económicos por doquier, un gran trozo de ópalo negro crudo que ha importado de Etiopía se convierte en su mejor jugada por amasar la fortuna que necesita para resolver sus problemas, pero, no todo es tan sencillo, el camino a la gloria de Howard muestra un panorama turbio que incluye la compañía de Julia (Julia Fox), en medio de una serie de acuerdos desafortunados, llamadas telefónicas, gritos, un exceso de adrenalina y un insulto como adorno en cada línea de su guión.

La tensión innegable que se respira es por la compleja situación de Howie que hace malabarismos entre su esfuerzo físico y el psicológico exactamente del tipo que desde el principio perfila la audiencia. Este tipo de tensión debería ser divertido, y probablemente lo sería, si la construcción de Howard como personaje pensara en detalle. Pero el guión no crea ningún espacio donde puedas conectar con el personaje para bien o para mal al final solo quieres que esto se solucione.

Esto es como una cadena de malas decisiones dentro y fuera de la cinta. Desde la película a pesar que los cuadros de la cámara siguen de cerca cada paso de Sandler casi asfixiando al espectador, no consigue ocultar lo peor de la cinta, la facilidad de predicción de cada movimiento. Desde afuera, agregar personajes sin mayor justificación, no tiene el menor sentido. El mayor valor de esta cinta radica en el desempeño de los actores que hicieron cuanto estuvo a su alcance para sacar adelante este libreto.

Luego de dos horas con más de diez intentos de ataques al corazón, “Diamante en Bruto” se resume en un hombre engreído con un problema de adicción a las apuestas serio. La actuación de Adam Sandler realmente destaca, es adrenalina pura toda la película, sin embargo, me habría encantado verlo pronunciar al menos un par de oraciones completas sin repetir Fuck. Literalmente al menos el 70% de la cinta estuvo gritando o repitiendo esa palabra. Poco me importan los insultos, pero cuando guardan sentido, agregando valor, tienene una razón de ser y no solo por mencionarlos para rellenar los espacios en blanco para alargar una experiencia tormentosa.

Lo Mejor: Los dos minutos que dura la canción de “The Weeknd”.

Lo Malo: Puedo enumerar varios temas, pero el guión no es precisamente un diamante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: