Cine

Midsommar: Cuando el horror es contado con una belleza extraordinaria

Esta película logra trasladar el dolor al drama familiar, haciendo gala del impresionante talento de Ari Aster.

Esto También Es.- Esta película logra trasladar el dolor al drama familiar, haciendo gala del impresionante talento de Ari Aster.

EL film se caracteriza por abrir una venta hacia el drama doméstico de terror que se vive en el seno de una casa.

El terror se configura mediante la tensión y perdida de la misma en un solo plano, sin hacer cortes; así, se pasa de una imagen tierna y dulce a una escena aberrante o “gore”, lo cual requiere que el espectador tenga la fuerza necesaria para digerirlo.

La duración es de 2:20 minutos, y ello se traduce en la existencia de muchísimos planos, sin embargo, ninguno pasa desapercibido. Antes sumirse al mundo de Midsommar, se recomienda ver cuatro películas. Este recorrido también nos permite comprender qué hay en la mente del director.

Las películas recomendadas son: “Qué difícil ser un Dios”, película rusa de Aleksei German, “Narciso negro”, de Rumer Godden –la cual ha sido catalogada como la mejor película de la historia por algunos críticos del cine, “Macbeth”, de Polanski, la cual se caracteriza por ser bastante sangrienta. De igual modo se recomienda ver “Tess”, también de Polanski.

En esta producción, dirigida por Ari Aster, y con la participación de Florence Pugh, Isabelle Grill y Gunnell Fred, el desarrollo de los acontecimientos van dando muestra de los planos estilizados y un ritmo intenso y pesado, lo cual ha hecho que algunos espectadores den muestras de dificultad para tolerarlo.

En esta película, el terror no espera la noche, sino que los hechos más macabros ocurren de día, pues, una pareja visita un festival de verano que se celebra cada noventa años en una aldea de Suecia, en donde no anochece, sino que siempre están bajo la luz del sol, pero donde los misterios no dejan de ser tenebrosos.

Dani (Florence Pugh), la protagonista de esta producción, viaja con su novio Christian (Jack Reynor), y unos amigos de este, a un paraje con apariencia bucólica, en donde las ceremonias y ritos que se efectúan proporcionarán el mejor material para el estudio antropológico de los jóvenes estudiantes.

La película Midsommar forma parte de aquellas películas terroríficas que se desenvuelven en el día, a plena luz del sol y donde la tensión y el terror no proceden de lo que no puede ver, sino justamente lo contrario.

La película es alucinante, tiene planos largos con varias acciones que generan inquietud, promueven la fuga de tensión, para luego regresar a ella. La realidad se deforma y con ello presenta el terror de forma única.

Lo Mejor: Un thriller psicológico listo para convertirse en un clásico de culto.

Lo Malo: No está en la película, esto es una joya tan auténtica que no apta para todo público.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: