Cine

El Faro: el purgatorio de horror que encuentra a Robert Pattinson y Willem Dafoe

Esto También Es.- A24 entrega un mordaz intercambio de personalidades donde Robert Pattinson y Willem Dafoe envuelven a la audiencia en una placida locura titulada El Faro (The Lighthouse).

El director Robert Eggers. mismo que cautivó con The Witch en 2015. sigue un guión que se queda en familia donde él y su hermano Max Eggers despiertan un escalofriante horror que se vive en una desolada isla de Nueva Inglaterra.

Thomas Howard (Pattinson) es un taciturno que decide aceptar un trabajo en un viejo faro por la “cuantiosa” suma que ofrecen, $630 anuales por la lejanía del lugar. Antes de ser aceptado, debe superar un período de prueba junto al gran Thomas Wake (Dafoe).

El encuentro conduce a la pareja hacia un espectáculo de terror orquestado por una sinfonía claustrofóbica de pesadillas de imágenes y sonidos electrizantes.

El director y el cineasta Jarin Blaschke filmaron la película en una relación de aspecto casi cuadrado, para profundizar la sensación de claustrofobia. Sin importar el espacio donde se encuentren, bien sea el faro propiamente dicho, a las afueras con las terribles cigüeñas o en la pequeña cabaña donde coexisten Winslow y Wake, todo el espacio es sofocante. Es sencillo palpar la frustración que vive Winslow quien entre trabajo y un continuo sometimiento de Wake cada día está más trastornado.

Si hay dos exponentes del horror que destacar con creces en 2019 que son referentes con el tratamiento de la luz son Midsomar de Ari Aster, donde la luz del día asomaba diferentes facetas emocionales de su protagonista y, “El Faro” se mueve en la dirección opuesta con un sombrío claroscuro donde la locura emerge en una perfecta representación teatral para la gran pantalla.

Robert Pattinson demuestra su versatilidad como actor. Atrás quedaron los tiempos de vampiro y seguramente luego de ver su trabajo, aumentan las expectativas por la siguiente entrega de Batman.

Dafoe por su parte, es un genio audaz que se mueve a su antojo y da la bienvenida a una especie de purgatorio por esa ambigüedad en una especie de estado de existencia suspendido entre dos mundos.

Lo Mejor: Las actuaciones y el libreto que por cierto en más de una vez te obliga a leer los subtítulos por el esfuerzo que hicieron los hermanos Eggers por recrear el lenguaje de los antiguos marineros del siglo XIX.

Lo Malo: Solo por ser exquisita (debo ser honesta), pudieron haber recortado la duración de la película algunos minutos que no agregan mayor valor a la historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.