Cine

Jojo Rabbit: una comedia hilarante con más de una cara para un conejo

Esto También Es.- Taika Waititi crea una sátira de intolerancia tremendamente graciosa donde  el talento del reparto brilla desde ángulos inusuales dejando al espectador saltando de la alegría.

Vimos el talento de Taika Waititi en años anteriores con trabajos que recibieron inconsistentes reacciones del público al pasar de Green Lantern a Thor: Ragnarok pero el 2019 sin lugar a dudas Taika conquistó los corazones del público en todas sus producciones. Desde el sacrificado IG-11 hasta llegar a esta caricatura de Hitler que presenta en Jojo Rabbit.

Waititi dirige esta adaptación de su autoría a partir de la novela Caging Skies escrita por Christine Leunens en una historia de la mayoría de edad que se desarrolla en los días de la Alemania de la Segunda Guerra Mundial.

Seguimos la historia personal de Jojo (Roman Griffin Davis) un pequeño que ha crecido rodeado de los ideales nazis producto del cual surge su amigo imaginario Adolf Hitler (Waititi). A pesar de su deseo firme de convertirse en el mejor soldado, es tosco, con corazón y carente de prudencia por cuanto recibe rápidamente un apodo como “conejo” o “rabbit”. A pesar de ello, su compromiso hacia el furher es firme hasta que consigue a Elsa (Thomasin Mckenzie), una joven judía a quien su madre Rosie (Scarlett Johansson) mantiene escondida en su casa.

El paralelismo entre el amigo imaginario que en realidad es un monstruo y la chica que le han dicho es un monstruo, pero en realidad es un amigo, es agradable de desempaquetar, y Waititi tiene cuidado de no presionar demasiado el melodrama del arco (tema que se agradece enormemente). La confusión lleva al pobre Jojo al borde de la locura y los consejos de su amigo Adolf o son de mayor ayuda.

Para resolver esta disyuntiva Waititi guía a la audiencia en este encuentro de polos opuestos en una comedia negra hilarante, original y, que hace honor a su autoproclama: «sátira contra el odio».

McKenzie es encantadora y Johansson es la madre más dulce de todas aportando la calidez y tenacidad necesaria en la película. Particularmente hay una escena frente a la chimenea de la casa que me conmovió hasta las lágrimas. Me encantaría ver más de esa faceta de Scarlett en otras producciones.

En Jojo Rabbit hay mucho por mirar. Primero está la demostración reiterativa del director en el manejo de un reparto infantil. Además de McKenzie y Griffin, destaca la participación del mejor amigo (real) de Jojo, el pequeño Yorki (Archie Yates) con uno de los pocos personajes apegados a la realidad que aun así funciona aportando el balance correcto. Acompañando a los niños encontramos al desdichado Capitán Klenzendorf (Sam Rockwell), Fraulein (Rebel Wilson) y Deertz (Stephen Mercant) quienes aportan buena parte de las reflexiones de la historia con la delicadeza de un guante de seda eso sí, conservando en todo momento el sentido de humor característico de estos actores.

Segundo topamos con una cinematografía de Mihai Malaimare Jr., mismo que ya entregó antes las maravillosas cintas «The Master» y “Hitchcock Truffaut”.

Tercero, en la banda sonora tenemos una banda sonora del ganador del Oscar Michael Giacchino con quien por cierto Waititi repetirá su colaboración en “The Batman”. Está claro que Waititi supo elegir un equipo de primera y por ello la aceptación de la audiencia.

Lo Mejor: Adoré el guion. En cuanto a las actuaciones los niños por supuesto se roban la película soñó añado a Scarlett con un papel impecable.

Lo Malo: El aprecio regular de los críticos por dejar de lado toda la historia de Hitler negándose a ver todos los tesoros que entrega Waititi en cada escena.

Una sola advertencia, si vas al cine con jóvenes de 13 a 15 años, prepárate para un interrogatorio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.