Cine

Like a Boss: Una comedia para disfrutar desde el sofá

Esto También Es.- Esto es como el primer ejemplo del 2020 que sigue la premisa “cómo derrochar talento” eso sí “ Like a Boss.

like a boss

El director Miguel Arteta sigue a dos mejores amigas, Mia (Tiffany Haddish) y Mel (Rose Byrne), iniciar una compañía de cosméticos con una ajustada situación financiera, al punto que podrían perderla en el corto plazo. Su única salvación a la vista es aceptar una oferta de la exuberante Claire Luna (Salma Hayek), una poderosa mujer de negocios que ofrece pagar sus deudas y una jugosa inversión a cambio del 51% de la compañía y control total de la empresa.

Mia (Haddish) se resiste al principio y como por arte de magia lleva a Claire (Hayek) a cambiar de opinión. Ahora la oferta es un 49% de la compañía sin control de la operación condicionado solo a la sana relación entre estas amigas.

like a boss

Sin pensarlo dos veces las chicas aceptan sin saber que esto pondrá a prueba su amistad y todo el ambiente laboral con las divas Barrett (Billy Porter) y Sydney (Jennifer Coolidge).

La química entre las protagonistas resulta decente, pero son las intervenciones de Hayek, Porter y Coolidge quienes entregan las bromas más acertadas para esta comedia.

like a boss

Irónicamente, «Socias en Guerra» fue pensada por Paramount como un vehículo protagonista para Haddish, aunque su actitud atrevida de alguna forma parece desconectada de la historia principal. Ustedes me dirán quien en su sano juicio con el negocio por el que ha trabajado toda su vida y con toda una historia personal en riesgo no expresa ni una segunda angustia cuando tiene deudas por pagar de siete cifras. La apuesta en las bromas sueltas fue tan fuerte que pasó por alto el hilo conductor tema que el resto del reparto si tiene presente.

like a boss

La película es breve, 83 minutos, y por los primeros cinco minutos de desarrollos asumes que el ritmo será acelerado, aunque no lleva a ninguna parte. El guión es básico, poca originalidad todo se apoya en el carisma de sus personajes, pero sin contexto no es suficiente con unas caras bonitas. Creo que la única broma que realmente tiene carácter propio y de seguro quedará grabada, viene relacionada con un pañuelo y Porter después de ese punto los escritores Sam Pitman y Adam Cole-Kelly apagaron las luces y dijeron “lo tenemos”.

¿Resultado? Una comedia donde las bromas escasean. ¿Vale la pena? Pues si quieres compartir con tus amigas en casa una película de corta duración, puede que funcione para pasar el rato, si hablamos del cine, mejor piensa en otra alternativa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.