Críticas Espectáculo

The Good Place escoge la “Plenitud” para un final perfecto

Luego de 13 episodios finalizó la cuarta y última temporada para una de las mejores series filosóficas de los últimos tiempos, The Good Place.

Esto También Es.- Luego de 13 episodios finalizó la cuarta y última temporada para una de las mejores series filosóficas de los últimos tiempos, The Good Place.

Tan inesperado como la serie per se, “Cuando estés listo” (Whenever You’re Ready), el episodio final, Michael Schur se tomó poco más de 50 minutos para cerrar las historias de cada personaje con su debida atención.

Esto fue desgarrador, hubo alegría, hubo tristeza, pero lo más importante, hubo paz. Eleanor (Kristen Bell) asistió felizmente a las clases de ética de expansión y crecimiento personal dictadas por Chidi (William Jackson Harper). Tahani (Jameela Jamil) trabaja para perfeccionar un conjunto de tareas entre las que destaca la elaboración de una perfecta silla, así como una conexión cercana con sus padres. Por su parte Michael (Ted Danson) trabaja regularmente con el Consejo Conjunto de Asuntos de Más Allá para optimizar el sistema, al tiempo que Janet (D’Arcy Carden), sigue asistiendo a cada miembro de este heroico equipo en su diario y Jason (Manny Jacinto) pues… sigue siendo Jason ahora encontrando consuelo en mejorar sus puntajes en los videojuegos luego de más de 4 millones de intentos.

El final de la serie Good Place encontró su mayor revelación al responder la interrogante que Hypatia, mejor conocida como “Patty” (Lisa Kudrow) dejó el episodio anterior cuando reveló que la perfección del paraíso funciona por tiempo limitado. Con el tiempo dejas de pensar porque todo está resuelto o a la mano, siempre hay alguna Janet que resuelve tus problemas o atiende a las solicitudes por más sin sentido que pudieran resultar. Es de esta forma como las personas se convierten en zombies desesperanzados habitando en un espacio donde los rasgos comunes son la irracionalidad, el aburrimiento y la infelicidad, ¡holy fork!

¿tanto trabajo para tirarlo por la borda? Nada que ver, un trabajo en conjunto que une a los héroes del día con la jueza multimedia (Maya Rudolph), Vicky (Tiya Sircar), la nueva arquitecta, Mindy (Maribeth Monroe) y hasta Shawn (Marc Evan Jackson) aunque el nunca, nunca, nunca, nunca lo acepte.

De principio a fin Schur hizo un trabajo brillante dirigiendo esta serie de su autoría conservando el sentido en cada decisión tomada. Debimos darnos cuenta, y tal vez lo hicimos inconscientemente, pero la progresión natural de la historia fue ver a nuestros amigos viviendo sus “afterlives” como una preparación para cerrar un ciclo, el ciclo de la vida.

El viaje para nuestros adorables personajes llegó a su fin, eso sí recordando que cualquiera es capaz de ser una mejor persona. Literalmente, cada persona en todo el universo tiene la oportunidad, de hecho, tal vez no una sino múltiples oportunidades, de ser una mejor versión de sí mismo. Nuestros cuatro humanos adorables lo hicieron, al igual que un demonio literal y un robot cósmico. Entonces nosotros también podemos, la decisión es personal, y «Nada de esto es malo«.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: