Cine

The Way Back: un drama de redención libre de clichés

Esto También Es.- Las pérdidas de cualquier índole suelen ser complejas de afrontar. Algunos lo hacen con optimismo, otros quedan devastados por su caso lo importante cualquiera sea el caso es levantarse y encontrar su camino de regreso. Eso es justamente lo que nos trae Ben Affleck con “The Way Back”.

creí que sería Honey Boy la cinta que más me impactara sin necesidad de llegar a las escenas de locura que exteriorizan el sufrimiento interno, pero Affleck lo consigue.

El director Gavin O’Connor sigue el guión escrito por Brad Ingelsby encontrándonos con Jack (Aflleck) un brillante ex jugador de baloncesto que es llamado por el padre Edward (John Aylward), el director de la escuela para guiar a su alma mater a los playoffs.

El anuncio sorprende a Jack quien para ese momento es un obrero de construcción con el alcohol como único compañero de habitación.

La oferta suena tentadora, pero Jack está en su peor momento. Unas 36 latas de cerveza sirven como consejeras mientras practica como desestimar la oferta aplacando sus demonios. Rápidamente se da cuenta de que sus demonios no pueden seguir siendo prisioneros.

Jack es un desastre, está sufriendo. Puedes sentir su calvario interno en cada sorbo de cerveza incluso cuando está en la ducha, sus ojos se cierran brevemente tratando de encontrar un espacio de paz mental pero sus esfuerzos son en vano la señal de desaprobación de sus familiares y conocidos es tangible, es demasiado tiempo en ese estado, el ciclo autodestructivo se apodera de su vida.

Él necesita un cambio y las canchas son el espacio perfecto para conseguirlo. A partir de ese momento está a punto de cambiar su vida y la de todo el equipo, no con el cliché de la magia de Hollywood con el final feliz y una transformación perfecta sino por la perspectiva de cada uno dejando abiertas las posibilidades de cambio.

Frente a la tristeza de la comunidad costera industrial de Torrance, «The Way Back» tiene una estructura ósea de clase trabajadora que se suma a su autenticidad.

Los juegos de baloncesto se filman con una sensación de realidad emocionante. Vives la emoción de los fanáticos, el equipo y su lucha por sobreponerse a la racha perdedora que le precede. Así mismo los episodios familiares son completamente devastadores. O’Connor y el editor David Rosenbloom han hecho un par de elecciones de edición realmente inteligentes.  Aquí no hay mayor apoyo en la banda sonora y siendo honesta no lo necesita es desgarradora la expresión de Affleck, incluso el cuerpo hinchado de cervezas parece ser una bomba alimentada por sufrimiento.

Este es el segundo trabajo de O’Connor con Affleck. Priero fue «The Accountant», otra cinta que merece el respeto de esta dupla. Recomendadísima thriller de suspenso, en especial para aquellos que subestiman las habilidades de las personas con síndrome de Asperger.

Affleck es una superestrella que lleva la oscuridad y la tristeza en sus interpretando a un esposo y un padre de familia golpeada por el alcohol es un verdadero retorno de potencial en pleno. “The Way Back” refleja quizás algunas de las batallas personales incluida la rehabilitación, así como la ruptura de un matrimonio. Pareciera que la única batalla no incluida es la presión social. Claramente él registró su experiencia personal en este papel y el reparto adicional de Marcus (Melvin Gregg), Beth (Michaela Watkins), Dan (Al Madrigal), Angela (Janina Gavankar), Mark (Jeremy Radin) contribuyen a esta redención en la gran pantalla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.