Críticas

Justicia para el pequeño Gabriel: una desgarradora historia de abuso

Esto También Es.- Justicia para el pequeño Gabriel (The Trials of Gabriel Fernandez) es la serie de Netflix que no solo está impactando a Estados Unidos, sino también a toda Latinoamérica.

La duración es de seis episodios, que oscilan entre los 47 y 60 minutos, pero no se requiere de más tiempo para generar sentimientos tan encontrados.

El documentalista Brian Knappenberger es el director de esta serie tan convulsiva, que ha dejado sin palabras a más de una persona.

La audiencia tal vez se sienta confundida al no saber cómo reaccionar. Por un lado, tenemos a un director que quiere mostrar las injusticias del abuso infantil ante el mundo y, por otro lado, tenemos defensores de una infancia feliz, pero que no desean ver ni saber nada triste.

Knappenberger tomó el caso en torno al cual gira esta serie de la mismísima vida real. Se trata de la historia del niño Gabriel Fernández, un pequeño de 8 años que sufrió de constantes abusos por parte de su madre y el novio de esta en Estados Unidos, específicamente en Los Angeles.

Nadie se había percatado de lo ocurrido, fue una maestra quien, luego que el niño fuese cambiado de centro escolar, ya que en su anterior casa de estudios “nadie lo notaba” le pareció que algo estaba mal. El pequeño llegaba a clases con los labios hinchados o con morados, pues, era víctima de salvajes golpizas,

La nueva profesora de Gabriel se queda sorprendida cuando el pequeño un día le pregunta si es normal que las mamás les den golpes a sus hijos, o si es normal sangrar. Esto hizo que la maestra, Jennifer García, emitiera una alerta a las autoridades.

La serie hace un acercamiento al juicio del caso de Gabriel Fernández, pero también refleja las terribles fallas de un sistema que no pudo proteger a este niño y garantizar su vida. Pues, fueron tantos los golpes que el pequeño falleció.

Gabriel perdió su vida, perdió su luz en este mundo. Su padrastro fue condenado a pena de muerte, pero tal vez pasen muchos años para que eso ocurra. Su madre solo fue condenada a cadena perpetua y no a pena de muerte porque el sistema consideró que la mujer padeció también de abusos y tenía trastornos en la personalidad.

Esta serie podría estremecerte si no estás preparado para verla. Podrá despertar muchas emociones en el público, pero, sin duda, nadie queda inmutable ni indiferente luego de verla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.