Cine

Vivarium: un infierno suburbano guiado por Imogen Poots

Esto También Es.- Si hay una película que te hará amar a tu hijo en esta cuarentena es ‘Vivarium’, una cinta de horror que recorre los placeres y expectativas de vida desde sus opuestos.

Vivarium comienza extendiendo sus créditos sobre un primer plano que prepara el terreno incómodo con un par de pajaritos débiles y antiestéticos que se retuercen en su nido mientras comienzan su vida. Acto seguido nos encontramos con el alma de la película, Gemma (Imogen Poots).

Gemma es una maestra de preescolar que guía a sus alumnos en un ejercicio sensorial donde cada uno conecta con la naturaleza. Luego de una clase dinámica y con los niños disfrutando extremo, a la salida de clases el buen humor baja por completo para una niña. En el piso yacen los polluelos fallecidos, alguien otro animal les ha quitado la vida. Tras la explicación de la maestra que en resumidas es ‘este es el ciclo de vida, tal vez otro animal necesitaba su nido’, la niña se muestra triste renegando del evento. Gemma trata de consolar a la pequeña, insiste en que no todo es malo cuando estas cosas pasan. Si bien la pequeña se va conforme, la maestra está a punto de descubrir cuan terrible es vivir en carne propia su premisa.

Gemma está en la búsqueda de casa propia junto a su novio Tom (Jesse Eisenberg). Una madre de la escuela (Danielle Ryan), la incita a comprar su casa rápidamente pues es el mejor momento del mercado inmobiliario. Hay una oferta que suena tentadora y pasan por la oficina de bienes raíces donde son atendidos por Martin (Jonathan Aris) un ejecutivo con varios tics nerviosos.

La promesa de una casa «para siempre» con una ubicación de coordenadas inexactas «lo suficientemente cerca y lo suficientemente lejos”, la intriga crece a pesar de estar completamente desconcertados con la actitud del vendedor y la pareja se dispone a visitar el lugar.

Poco después, Tom y Gemma entran en la casa número 9, una caja verde menta nauseabunda en una fila interminable de unidades idénticas. Martin muestra las bondades del lugar y luego de ofrecer una botella de champagne para celebrar su llegada con unas fresas, desaparece del lugar como por arte de magia. a partir de ese momento la pareja se verá encerrada en un laberinto sin salida donde la naturaleza es muerta y deberán descifrar el secreto que esconde el lugar.

Con frecuencia mencionamos el placer que ‘podrían’ tener ciertas cosas que no tenemos. La motivación por obtenerlos nos impulsa a realizar movimientos algunas veces con poca mesura. Lo interesante es que olvidamos disfrutar de todo aquello que ya tenemos como degustar de una comida, los rayos del sol, sentir la brisa en nuestro rostro, el compartir en familia, son detalles de los que existe poca consciencia.

El director Lorcan Finnegan, retrata los estragos de los ciclos de vida, naturales y creados por el hombre, desde la perspectiva íntima de una pareja que experimenta los picos y valles del ciclo de vida humano del siglo XXI en avance rápido, mientras está literalmente atrapado en Una pesadilla suburbana.

El horror de Finnegan no es la típica historia de sobresaltos sino por la situación de la pareja.

El final de la cinta deja la audiencia en shock al parecer inconcluso, sin embargo, cuando respondes la pregunta ¿qué es la vida? verás que es un cierre redondo. Disfruta de ‘Vivarium’ en HD digital desde tu casa y abraza la bendición que tienes en casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.