Cine

Swallow: ‘pica’ desde la intimidad

Esto También Es.- La depresión, fobia, ansiedad o los tics son temas que han pasado en varias oportunidades por el cine, en cambio para ‘pica’ hace su debut con este modesto thriller titulado ‘Swallow’.

Si no has escuchado sobre esta enfermedad antes, no eres el único, Hunter Conrad (Haley Bennett) la protagonista de esta historia también desconocía su existencia. Todo lo que esta joven mujer sabe es que su esposo Richie (Austin Stowell) es guapo y exitoso heredero de un negocio familiar lucrativo, su casa ser la portada del mejor magazine de tendencia y su vida en términos económicos está resuelta. Al principio de la cinta el director nos presenta una perfecta ‘Mujer Florero’ que sigue perfectamente el ritmo de Ella Baila Sola.

Hunter se repite constantemente lo bendecida y feliz que se siente por vivir en aquella casa de cristales donde todo luce perfecto. El único problema aparente es que su esposo la considera una belleza con poco cerebro. Ella deambula por su hermosa morada, vestida como una ama de casa de la década de 1950, su guardarropa parece una interminable variedad de vestidos y tacones vintage.

Hunter es tímida, trata eventualmente de compartir alguna idea o anécdota sobre su vida, pero nadie escucha. Incluso Katherine (Elizabeth Marvel) y Michael (David Rasche) los suegros de Hunter, son incapaces de escucharla más de 15 segundos seguidos. Este parece ser el motivo que lleva a nuestra protagonista hacia un universo oscuro, sin embargo, detrás de su trastorno hay toda una historia que sigue de cerca el director y escritor Carlo Mirabella-Davis.

Swallow es un thriller de suspenso y drama que en la medida que avanza rosa de cerca con el terror. La cinta no sufre de la compulsión de sobresaltos o exageraciones para retratar la tortuosa vida de Hunter. Sus acciones hablan por sí solas. Ver el desarrollo del síndrome sin consciencia alguna del hecho es sumamente doloroso.

Haley Bennett a quien ya le vimos anteriormente como Molly en ‘El Ecualizador’, Cora en ‘Letra y Música’ y otra docena de películas, en esta oportunidad entrega un personaje con el cual conectar emocionalmente desde el principio.

La cinta retrata el trastorno de pica como una cruda realidad de la cual pocos son conscientes, esto no es algo positivo o divertido. El hecho de que Hunter inicialmente se deleite al ingerir cualquier cantidad de objetos como alfiler, una piedra, un dedal, un candado, un puñado de tierra, una pieza de ajedrez y hasta una pieza de porcelana no es una aprobación.

La intención de la cinta es mostrar cuán seria es la enfermedad. Elegir un embarazo como elemento, fue una brillante idea del director porque el caso despierta confusión en algunos que asumen como ‘antojos’ parte de los movimientos de la cinta. en definitiva, este no es un hueso fácil de roer, pero tanto el director como el reparto hacen un trabajo impecable que merece ser disfrutado por la audiencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.