Cine Críticas

It Must Be Heaven: la búsqueda de identidad que llega a todos los continentes

El cineasta palestino Elia Suleiman, eligió hacer un viaje alrededor del mundo contando su historia con una fotografía de ensueño. Con diálogos aislados, bastan las imágenes para entender que debe ser el cielo.

Esto También Es.- El cineasta palestino Elia Suleiman, eligió hacer un viaje alrededor del mundo contando su historia con una fotografía de ensueño. Con diálogos aislados, bastan las imágenes para entender que debe ser el cielo.

It must be heaven” está protagonizada por su propio director quien se encargó de arreglar cada escena con tomas surrealistas ofreciendo una mirada ligeramente perpleja. El poco habla y rolo en una oportunidad asoma una sonrisa. Suleiman es el santo que ve el mundo desde el concepto de casa para terminar de descubrir su concepto del cielo.

La premisa para esta película es que él mismo está interpretando: viajar al extranjero desde Nazaret. La primera ciudad en ser visitada es París donde queda deslumbrado por la belleza de la mujer parisina y su estilo de vida ligero de acuerdo a su cultura.

Luego pasa a Nueva York, tratando de hablar con los productores sobre cómo realizar su última película. Al encontrarse con los primeros productores, la idiotez reina entre cada argumento para rechazar el proyecto. Suleiman en todo momento mantiene un enigmático silencio satírico incluso cuando mencionan “el guion tiene un problema no es lo suficientemente palestino, podría tener lugar en cualquier sitio, incluso aquí”. Nuestro protagonista entiende que vender una “comedia” sobre la paz en Oriente Medio no es una tarea que resulte atractiva para muchos.

A menudo el observa con detenimiento el entorno. En cada rincón se esconde un misterio que unidos son un sinsentido divertido donde se encuentran escenas de absurdo coreografiado que ridiculizan a los intérpretes como la policía mirando a través de unos binoculares buscando ver más allá de su vista mientras frente a sus ojos alguien está violando la ley.  

Suleiman asiste a una reunión de estadounidenses de origen árabe para Palestina donde Gael García Bernal interpretándose a sí mismo discute al teléfono que lo han llamado para hacer un proyecto sobre la colonización española, pero lo quieren en inglés. Para dejar claro el statement de nuestro protagonista, una línea de Bernal reza: estoy aquí con mi amigoSuleiman, no es un palestino de Israel, es un palestino de Palestina».

La broma es doblemente rica porque el director sabe que su público consciente de sus orígenes y trayectoria, intentará interpretar cada escena como una alegoría de la política, lealtades y conflictos de Oriente Medio, incluso la encantadora donde un gorrión que ha entrado por la ventana de su apartamento parisino mientras salta al teclado de su computadora mientras intenta escribir, sin embargo, muchas veces lo empuja. ¿Es el gorrión Israel? ¿Es un simple gorrión? Lo gracioso es que el mismo director ya ha dicho que solo le pareció gracioso agregar esa escena y que está libre de ser interpretada como guste la audiencia, para él no hay un significado en específico más allá de jugar con los sentidos de los especialistas que a menudo tienden a sobre interpretar sin apreciar la pieza como un cuadro particular o aislado.

Principalmente, It Must Be Heaven trata sobre cómo vemos el mundo a través del filtro de Instagram de lo que nos define. Pero también es, posiblemente, más objetivo que eso, lo que sugiere que ahora todos vivimos en una especie de “Palestina global”, donde las muestras arbitrarias de poder, las amenazas de violencia y las personas perdidas en busca de significado e identidad son la nueva normalidad.

Al final de esta cinta recordé la canción “Autobiografía” del nicaragüense Luis Enrique quien recoge entre líneas el mismo concepto de Suleiman; claramente él se siente como un extranjero que reza con su silencio “no soy de aquí ni soy de allá”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: