Críticas

Hollywood: un Murphy-verso retorcido con final de cuento de hadas

Esto También Es.- El productor Ryan Murphy se creó un mundo donde el sexo, glamour la excentricidad y la ambición desenfrenada se conjugan detrás del Murphy-verso llamado “Hollywood”.

El showroomer detrás de series como “American Horror Story”, “Pose” y“The Politician” tiene su segundo asalto corrigiendo políticamente la industria de entretenimiento norteamericana. En esta oportunidad se une a Ian Brennan, el cocreador de Glee, para situarse en los años 40s, Edad de Oro de Hollywood siguiendo la premisa: «cómo se vería el panorama del entretenimiento si se hubiera desmantelado la dinámica de poder de décadas».

Este drama en su primera temporada cuenta con 7 episodios con cerca de 60 minutos en cada entrada. Todo comienza con Jack Castello (David Corenswet) a punto de abandonar su sueño como actor como actor al fallar diariamente en su intento por entrar en Hollywood. La situación de Jack luce bastante desfavorable, su esposa, la camarera de Schwabs, anuncia que está embarazada, con gemelos, pero la situación financiera es tan precaria que se quedan hasta sin electricidad.  Jack sigue una rutina de tragos a diario en el mismo bar donde capturó la atención de Ernie West (Dylan McDermott).

Ernie vio su carrera como actor desaparecer entre estándares e influencias de Hollywood. Desde entonces decidió dirigir una estación de servicios llamada «Golden Tip Gas» con especialidad en “Lubricación” donde se lleva a cabo un espacio de prostitución. Por una generosa suma de dinero los trabajadores satisfacen las fantasías sexuales de los clientes que pronuncien la contraseña” Dreamland”.

Al principio Jack tiene sus dudas acerca del trabajo. Se precia por ser un hombre fiel a su esposa, aunque… alguna vez tuvo su desliz, pero Ernie no tiene tiempo para debatir sobre moral, su objetivo es satisfacer a los clientes y sin mayor titubeo Jack acepta tomar su primer cliente.

Aquí, los aspirantes masculinos son realmente irresistibles y hay variedad para todos los gustos incluso para personas como Avis (Patti Lupone), la esposa sexualmente frustrada del jefe de Ace Pictures, o versiones reinventadas de Cole Porter, Rock Hudson, entre otros.

El trabajo parece fácil para el futuro padre, sin embargo, tan pronto descubre que su segundo en la lista es un hombre, huye. Jack es heterosexual, este trabajo es su oportunidad inmediata para hacer el dinero suficiente para cubrir los gastos de la familia, así que debe encontrar una solución para el negocio de Ernie. Es entonces cuando se disfraza de policía para visitar una sala de cine porno gay donde «arresta» a un estafador de color llamado Archie (Jeremy Pope) para ofrecerle el trabajo.

Es así como este idilio comienza a tomar forma reimaginado espacios donde las minorías como las mujeres judías, los hombres homosexuales, los actores asiáticos y las estrellas que no son caucásicas se apresuran por sus causas.

De acuerdo a la premisa se hace una reinterpretación del cine si Hollywood hubiera sido inclusivo, sin embargo, en la medida que va avanzando vemos como justo las reglas que se critican se ven saboteadas por la propia ejecución de la serie, convirtiendo entonces esa protesta en una excusa para hacer una serie inclusiva, pero sin mayor argumento hasta caer en un espacio vacío.

Este es del tipo de series que separa a los espectadores, la amas o la odias, no hay puntos medios. Las actuaciones son espectaculares, en especial Henry Wilson (Jim Parsons) quien tuvo una atención a este cínico personaje. Al verlo en escena su trabajo explica la salida de “The Big Bang Theory” pero, ¿Esta es una serie para doce o más temporadas como la mencionada? Si sigue la línea de este guión su futuro parece limitado. La idea de ser inclusivos me parece que no debe ser tomada como una intervención a fuerza sino con un propósito y mucho más en aquellos casos donde se vende la producción como un espacio de protesta.

El talento del reparto es avasallante, además de los actores citados, Netflix reunió a Darren Criss, Laura Harrier, Samara Weaving, Holland Taylor, Jake Picking, Joe Mantello y Maude Apatow.

Al finalizar esta mirada retorcida pero incompleta el “qué hubiese pasado si…», no se atiende. Esta es una serie tremendamente optimista, una fabricación de los sueños en celuloide, la pasión de una manera cursi y rosa que sigue cometiendo errores como restar importancia a los favores sexuales de los hombres quienes se mencionan como dato anecdótico que pasa sin pena ni gloria, al igual que la prostitución, tremendamente abrazada en toda la historia. «Hollywood» se queda solo con la bandera de la inclusión de raza como único problema importante en la industria del entretenimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.