Cine

La historia personal de David Copperfield: ¿What if? contemporáneo

Esto También Es.- Para seguir la vida del David Copperfield de Charles Dickens, el director Armando Iannucci reunió un elenco multicultural. La cinta está llena de personajes excéntricos y pintorescos que siguen la penosa historia del ilusionista, sin olvidar la magia y fantasía que acompañan “La historia personal de David Copperfield” (The Personal History of David Copperfield).

Las cintas biográficas suelen ser dramas que acuñan el dolor para conseguir la empatía de la audiencia, sin embargo, el director se decantó por una sátira donde claramente las penas de su protagonista llegan a escena, pero como un motor que le impulsó a mantenerse fiel a su sueño.

El creador de las sátiras políticas ‘Veep’ y ‘The Thick of It’, comenzó la tendencia de la reinterpretación de historias oscuras en sátiras cuando dirigió ‘La muerte de Stalin’, una versión mordaz y salvaje de las luchas de poder alrededor de la Guerra Fría.

Ahora Iannucci y su colaborador habitual, Simon Blackwell, han ampliado su gama para abarcar la literatura victoriana, simplificando el David Copperfield de Charles Dickens para adaptarse a los gustos contemporáneos mientras logran mantener intactos sus temas. Estos son atemporales, después de todo, es una historia sobre el estado de ansiedad: ¿se te ocurre algo más moderno?

La escena de apertura tiene a David en un escenario en medio del tipo de espectáculo de un solo hombre por el cual el propio Dickens era famoso. Está haciendo teatro a partir de su propia historia de vida que se desarrolla en un flashback, comenzando con su idílica infancia en el campo de Suffolk con su madre y su ama de llaves Peggotty (Daisy May Cooper). Luego se sumerge en la cadena de desgracias causadas por el desastroso matrimonio de su madre con el maquiavélico Edward Murdstone (Darren Boyd); con igual o mayor medida de maldad llega a la vida de David la escultural Gwendoline Christie (Jane Murdstone). Al igual que las mantis religiosas de gran tamaño, esta dupla crea su propia estrategia para deshacerse de la familia de David ante el cual el pequeño y su sumisa madre no tienen ninguna posibilidad.

David tiene un don para la mímica, y elige los dichos que más definen a un personaje. Siempre está escribiendo, anotando notas sobre las personas que lo rodean, que componen su propia historia de vida. Esta es su versión libre sobre la novela más autobiográfica de Dickens.

El guión extrae la esencia del estilo de Dickens de la narrativa mientras edita el melodrama. La película profundiza en la identidad y la pertenencia, con los marcados estratos sociales en un segundo plano. Claro que están presentes, después de todo estamos hablando de la época victoriana en el año 1850, sin embargo, no es allí donde se enfoca el filme.

El reparto no podría ser más diverso. La película sustituye por completo lo que originalmente hubiera sido un elenco blanco europeo íntegro respondiendo a la pregunta ¿What if?

Dev Patel es un alegre David Copperfield, una mezcla entrañable de arrogancia y entusiasmo templado con dudas sobre su lugar en el mundo, que finalmente descubre que, gracias a su amabilidad y buena naturaleza, un mundo de buena suerte llega a él. La niñez de David ha sido de seguridad emocional y financiera repetidamente dada y arrebatada. Su enemigo de escuela Steerforth (Aneurin Barnard) tiene una racha mala y clasista que oculta su miseria. La madre del joven, la Sra. Steerforth, es interpretada por Nikki Amuka Bird, actriz de origen nigeriano.

La Sra. Betsy Trotwood (Tilda Swinton), la tía del joven Copperfield, quien se marcha al verlo nacer porque claro en aquella época lo mejor para la familia es que naciera una niña. El contador de la Sra Trotwood, el Sr. Wickfield (Benedict Wong), es un ghanés, alcohólico, fácilmente manipulable con una cuantiosa herencia china de Hong Kong. La hija de este asiático es Agnes Wickfield (Rosaline Eleazar), como la amiga incondicional de David. El pobre Sr. Dick (Hugh Laurie), es un hombre atormentado por la tristeza, a menudo se siente abrumado por los pensamientos intrusivos sobre la decapitación de Carlos I, solicitando que los amigos le revisen el cuello y que aún estén unidos a su cabeza.

Hay muchas joyas en esta película comenzando por la cinematografía a cargo de Zac Nicholson.    Seguimos con las actuaciones donde todos destacan sin opacar a sus compañeros. Cada artista tiene su luz propia y resulta agradablemente refrescante encontrar en una producción la amabilidad de sus personajes con espacios adecuados para su brillo. No obstante, la cinta no lo llevará al viaje inmersiva de escapismo per sé del protagonista Charles Dickens. Se toma la idea y se desarrolla con un enfoque completamente diferente. Se explotan las habilidades del protagonista para moverse entre obstáculos, adopta su nombre al gusto del escucha, es un psicólogo, un compañero, un amigo, un mago… el crea la ilusión que su espectador del momento quiere y necesita en una sátira exuberante e hilarante.

La película se estrena en Latinoamérica a partir del próximo 14 de agosto de 2020. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.