Cine

Bill & Ted Face The Music: una reunión de amigos que si funciona

Esto También Es.- Bill & Ted Face The Music tal vez no sea la mejor película del año (aunque de acuerdo a las nuevas reglas de los Premios Oscar si califica), lo cierto es que Alex Winter y Keanu Reeves consiguen respetar el paso de los años para sus personajes mientras conservan su misma chispa absurdamente divertida.

El director Dean Parisot mantiene la esencia principal de la trilogía. Esta es una secuela largamente esperada que no traiciona a sus queridos personajes, y no se limita a repetir lo que la gente amaba de ellos en primer lugar. Sobre todo, es una comedia agradable de dos buenos chicos viajando en el tiempo para tratar de conseguir su lugar en el mundo. Los valores de Bill y Ted están arraigados. Su visión inseparable de la honestidad, el optimismo, el amor, la amistad y por sobre todas las cosas, el significado de la música está presentes en todo momento.

La cinta no es pretenciosa, es exactamente lo que Keanu Reeves y Alex Winter, una vez más, tienen una química increíble. En esta oportunidad Bill (Winter) y Ted (Keanu) deben terminar de hacer su aporte definitivo a la humanidad. La misión es bien explicada por ellos mismos: “Solo tenemos que unir el mundo en un mismo ritmo y armonía para salvar la realidad como la conocemos”. El problema es que el tiempo no es estático. Estos músicos frustrados ahora tienen 52 minutos, exactamente hasta las 7:17 para hacer importantes cambios. Ellos siguen casados aún con Elizabeth (Erinn Hayes) y Joanna (Jayma Mays) , las princesas de la primera película. Ahora las parejas tienen nuevos miembros en sus familias, ambos tienen hijas de nombres Billie (Brigette Lundy-Paine) y Thea (Samara Weaving) y aunque el amor de la familia sigue siendo incondicional, sus matrimonios se han vuelto inestables en buena medida por su devoción hacia la música y en otra por su aparente imposibilidad de separarse.

Es así como estos amigos comienzan rockear a través del tiempo para cumplir con sus dos misiones en un divertido viaje entregando anécdotas en cada estación con algunas frases inolvidables

 “Algunas veces las cosas no tienen sentido hasta el final de la historia.”

Regalo que Kelly (Kristen Schaal), la hija de Rufus, le entrega a Bill y Ted para inspirarlos en su misión en Dallas.

 “Ted, has tenido muchas ideas contradictorias sobre la intuición a lo largo de los años, pero, esta es la más contradictoria de todas ellas y por eso es genial.”

Bill elogiando a Ted antes de embarcarse en su viaje.

 “Debería ayudarlos en lugar de criticarlos para salvar el mundo”.

Le comenta Hal Landon Jr. El padre de Ted a su hijo

 Para finalizar, luego de 30 años, muchos tropiezos, visitas unir a Kid Cudi, Jimi Hendrix (DazMann Still), Louis Armstrong (Jeremiah Craft), Ling Lun (Sharon Gee), Cleopatra (Bridget Andrews) además de todas personalidades que conocieron en las películas anteriores, el dúo y sus amigos concluyen: “No es realmente la canción que tocaron sino hacerlo al unísono, esa es la verdadera diferencia.”

Finalmente, luego de tanto realismo disfrazado de comedia, es interesante ver una cinta de entretenimiento que cumple con su promesa entregando 90 minutos de diversión. A los fanáticos de las cintas anteriores no les decepciona y los novatos con este dúo, descubren que no se requieren chistes con pedos o sexualizados para conseguir dibujar una sonrisa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: