Cine

Tesla: El ¿What if del genio?

Esto También Es.-  En 2017 The Current War dejó rezagada la historia de Nikola Tesla. Este año Michael Almereyda se propuso rendir honor al inventor de la corriente alterna sacándolo de la sombra de Edison y Westinghouse. Desafortunadamente su mezcla de fantasía y ficción entregó delirio difuso en la cual “Tesla” parece haberse quedado sin corriente.

Tesla de Michael Almereyda es una pequeña película extraña, una pieza de estado de ánimo que tiene como objetivo introducirnos en la mente de una de las figuras más interesantes del siglo XX: un hombre que intentó aprovechar lo desconocido, sin embargo, fue dejado en las sombras por las astutas manipulaciones del mercado capitalista.

A lo largo de la mayor parte de la película, el Tesla que interpreta Ethan Hawke se encuentra atascado en medio de vagas nociones con norte desconocido. La interacción con el resto de personajes, incluido Thomas Edison (Kyle MacLachlan), son extrañas. Pareciera que Tesla antepone su interés por aprovechar la electricidad dejando las relaciones personales en segundo plano. Es difícil resumir de qué se trata esta versión de Tesla.  Al principio 3 frases consiguen captar la atención:

 “El hombre que asegura que el dinero no le importa, se puede sentir atormentado por la falta de este.”

“Este motor hará el trabajo del mundo. Liberará a los hombres.”

“Las máquinas son una extensión de las personas, no lo opuesto a ellas.”

Nikola Tesla

 Nuestro protagonista se muestra impregnado de una tristeza desoladora casi un ermitaño y aunque Almereyda intenta ofrecer alguna explicación a su distanciamiento, con citas propias de Tesla como aquella concepción acerca del mundo como “un gato enorme a la espera de ser acariciado”, sin embargo, la conexión que ofrece excede la belleza y lo lleva a un territorio sin sentido.

Por una parte, en tan pronto como nuestra narradora Anne Morgan (Eve Hewson), saca una Macbook y un proyector para mostrarnos cómo solo unas cinco imágenes de Tesla alguna vez circulan en línea en comparación con los miles que aparecen cuando se escribe «Thomas Edison», el espectador espera que Tesla se saque de las sombras de personas como Thomas Edison y George Westinghouse (Jim Gaffigan) pero rápidamente la reivindicación se esfuma en medio de una pretenciosa confusión de historia y fantasía como si realmente no existió suficiente mérito.

«Tesla» es digno de ver para los fans de Hawke, o aquellos fascinados por ver un enfoque diferente de Edison, pero, si su intención es profundizar en la vida de Tesla, muy probablemente el guión le deje una sensación agridulce casi imposible de cubrir a pesar de las brillantes interpretaciones y la placentera cinematografía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: