Críticas

Rebecca: la obra maestra de Alfred Hitchcock

Esto También Es.- Rebecca” es un film dirigido por el padre del suspense; Alfred Hitchcock. Un clásico imprescindible de la década de los 40, que ha perdurado en el cine contemporáneo.

El llamado de Hollywood a Hitchcock comenzó con las visitas constantes a Nueva York y las reuniones con el productor David O. Selznick. Al principio el cineasta británico tenía en la mira la producción del “Titanic”, pero debido a los cambios que se presentaron, optaron por el rodaje de la novela homónima de Daphne du Maurier, publicada en 1938.

Anoche soñé que volvía a Manderley” con esta frase la protagonista abre la película, mientras visualizamos una inmensa mansión con un ambiente gótico resaltante.

Una dama de compañía (Joan Fontaine) viaja a Montecarlo con una mujer adinerada (Florecen Bates) que busca relacionarse con personas de clase alta. De esa manera la relación amistosa entre Maximilian de Winter (Laurence Olivier) y Rebecca (Joan Fontaine) empieza a florecer. Luego de un par de días de encuentros planificados, ambos se terminan enamorando. La señora Van Hopper recibe una llamada sobre el casamiento de su hija por lo que Rebecca y ella deben irse de inmediato a New York. Rebecca decide despedirse personalmente del señor de Winter, pero este tenía otros planes, pedirle matrimonio. En cuestión de segundos la película nos lleva directamente a la mansión “Manderley” en Inglaterra.

La joven aún sin acostumbrarse a la vida de lujos, entra en conflicto consigo misma, pues la difunta exesposa es un tema delicado para el señor de Winter, quien parece no haberla superado. Al ser presentada como la dueña y ama de la casa empieza su relación con la odiada señora Danvers (Judith Anderson), una mujer de carácter fuerte que no aprueba a Rebecca por más que esta busque su aceptación.

A medida que transcurren los días en la mansión, Rebecca empieza a sentirse cada vez más perturbada por las comparaciones con la antigua señora de Winter. El punto crítico de la película aparece cuando la joven descubre la realidad sobre la muerte de la primera esposa de Max, Rebecca. Más adelante, se realiza una investigación sobre el cuerpo hallado de Rebecca y una mentira que pondrá en juego toda la trama.

Si conocemos el trabajo de Hitchcock con sus miles de alabanzas en el cine mudo y posteriormente el increíble dominio del thriller psicológico, nos damos cuenta que “Rebecca” es una obra con diálogos enteros, una introducción pausada que poco a poco lleva a un magnifico desenlace. Es un hecho que las relaciones entre el productor Selznick y Alfred no siempre fueron las mejores, pero la unión convirtió la novela en una película emblemática. Merecedora del Oscar a mejor película y mejor fotografía en blanco y negro.

No está más decir que es una cinta que vale la pena ver. Es una obra completa, llena de suspenso, romance, un entorno policíaco, momentos impactantes, un drama que va más allá de la imaginación.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: