Críticas

Once Upon a Snowman: La crisis de identidad de Olaf

“Frozen” es una serie de películas que cautivó al público desde el 2013. Este musical infantil se compone de personajes adorables acompañado de una banda sonora poderosa. Puede que sientas mayor afinidad por Elsa o por Anna, pero el cariño por Olaf es compartido y en “Once Upon a Snowman” conocemos su historia.

Esto Tambieén Es.- «Érase una vez un muñeco de nieve» o “Once Upon a Snowman” es un cortometraje animado de Walt Disney Animation Studios publicado en Disney Plus. La historia nos cuenta los orígenes de Olaf, un personaje recurrente en las primeras dos entregas de «Frozen». Él ama los abrazos y algunas otras cosas que descubrimos en esta producción.

El corto dirigido por Trent Correy y Dan Abraham, sigue los primeros pasos de Olaf cuando cobra vida y su búsqueda para conocer su verdadera identidad, mientras recorre las montañas nevadas de Arendelle.  

“Érase una vez un muñeco de nieve” no es un corto ambientado en la Navidad (por si te lo preguntas). A cambio, la historia comienza con la creación de Olaf (Josh Gad), para luego presentar su crisis de identidad. El muñeco de nieve decide emprender un pequeño viaje en busca de repuestas sobre sí mismo.

Con la ayuda de Oaken (Chris Williams), Olaf es guiado de una forma divertida cuando hace su primera parada en una tienda para encontrar una nariz. La secuencia que nos presentan logra robarnos un par de carcajadas, pero el tema principal se reduce en responder dos preguntas: ¿Quién soy? y ¿de dónde vengo?

En general, es un cortometraje divertido, pero con un ritmo demasiado apresurado para mi gusto. Pienso que en solo ocho minutos logra entretener y captar nuestra atención con algunos rostros familiares vistos en el camino:  Anna (Kristen Bell), Kristoff (Jonathan Groff) y Sven.

“Soy Olaf, y me gustan los abrazos cálidos”.

Con esta tierna frase, el muñeco de nieve conoce su verdadero nombre y el lugar donde pertenece.

Descubre la identidad de Olaf en Disney+.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: