Críticas

Voces: no todo lo que escuchas es real

“Que no lo comprendamos no quiere decir que no sea real.”

Esto También Es.- El cine español cada vez da más sorpresas con sus producciones, esta vez trae «Voces» (Don’t Listen), una elegante cinta de terror, dirigida por Ángel Gómez Hernández para la plataforma de streaming.

Voces nos narra la vida de una pequeña familia de tres, compuesta por Sara (Belén Fabra), Daniel (Rodolfo Sancho) y el pequeño Eric (Lucas Blas). El negocio familiar es comprar casas olvidadas, reconstruirlas y venderlas; esta vez se encuentran en una vieja casa en algún lugar de España, al mudarse allí el pequeño Eric empieza a tener problemas para dormir, y les explica a sus padres que unas voces nocturnas lo atormentan.

Eventualmente los murmullos llegan a los oídos de Sara y Daniel, debido a esto llaman a una socióloga, que les dice que su hijo solo está estresado, nada por qué preocuparse, pero ella misma más tarde lo lamentará por un accidente automovilístico. A partir de este suceso las tragedias se vuelven recurrentes en esta casa, por lo que Daniel se comunica con Germán (Ramón Barea) y su hija Ruth (Ana Fernández), ambos expertos en sonidos.

Con la ayuda de ellos, logran encontrar pistas en la casa que los ayuda a comprender más los secretos que oculta y los susurros que se oyen por todo el lugar. Una de las mejores frases de la cinta es esta de Germán:

“¿Acaso el mundo es menos terrible? Guerras, niños que mueren de hambre, enfermedades. ¿Por qué no sería de igual manera del otro lado?”.

En este momento intenta darle a entender a Daniel, que quizá no todo es como el piensa.

La tragedia y el suspenso acompaña a la familia hasta el final de la historia, donde se muestra el orígen del lugar, hasta dibujos que realizaba Eric, imagenes claves para la revelación de los secretos que se esconden tras las paredes de la terrorífica casa. Al final el filme cuenta con un desenlace completamente inesperado.

Las escenas de sobresalto no son muchas, el director optó más por un suspenso constante durante toda la cinta que es aumentado por una banda sonora potente a cargo de Jesús Díaz, quien va incrementando progresivamente el volumen de los susurros, logrando hacernos sentir asustados a lo largo del filme.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: