Críticas

Acosador nocturno: 3 frases de la caza de un asesino en serie

“Si haces algo una y otra vez, es inevitable que cometas un error algún día. Para atrapar a un asesino serial, se necesita un error por parte de él, o un golpe de suerte para la policía”.

Esto También Es.- No hace falta ver una película de terror para conocer la maldad. En la nueva serie de Netflix “Acosador nocturno: a la caza de un asesino en serie”, conocemos los terribles hechos de la ciudad de Los Ángeles, durante 1984 y 1985. Estos están narrados desde el punto de vista de los detectives a cargo, miembros de presa y algunas de las víctimas de Richard Ramirez.

Richard Ramirez, alias acosador nocturno

A través de una miniserie de cuatro capítulos, los detectives Gil Carrillo y Frank Salerno, del departamento de homicidio de la ciudad, nos narran cómo se desarrolló toda la investigación, desde el punto de vista policial y humano. Carillo es hijo de emigrantes mexicanos, fue cumpliendo pequeñas metas hasta ser llamado por uno de los detectives más respetados, Salerno. La intención era acompañarlo en las investigaciones de los recientes casos que asustaban al estado.

Una de las primeras frases del programa es: “En un lado de L.A, todo era glamour y celebridades. Pero si ibas al otro lado, la ciudad podía ser un lugar muy oscuro”. Esta solo es un preámbulo para todo lo que vamos a conocer del homicida.

Detective Gil Carrillo

Luego de varios asesinatos, robos, violaciones, secuestros y abuso de menores, los detectives llegaron a la conclusión de que se trataba de la misma persona, todo gracias a la huella de sus zapatos. A diferencia de otros asesinos seriales, Ramirez no seguía un patrón específico, no tenía un perfil, solo muchas víctimas que dejaban contra la pared a los ciudadanos, pues cualquiera podría ser atacado. Esto lo explican muy bien en la siguiente frase:

Un asesino entraba a las casas sin razón aparente. Las víctimas no tenían una raza, ni nada particular. Jamás se había visto algo similar, pero cuanto más lo pensábamos, más se preguntaba: ¿Seré yo el siguiente?

Detective Frank Salerno

Sin un patrón específico, los policías solo tenían los argumentos de los que lograban sobrevivir, algunos de ellos eran niños, otros adultos jóvenes, las personas de más edad muchas veces no salían con vida. Además de todas las noches sin dormir buscando pruebas, Carrillo y Salerno debían lidiar con los medios, que, en el afán por conseguir la premisa, ponían la investigación en peligro al revelar información importante que alertaría al asesino.

El detective Carrillo explica en uno de los capítulos: “Si haces algo una y otra vez, es inevitable que cometas un error algún día. Para atrapar a un asesino serial, se necesita un error por parte de él, o un golpe de suerte para la policía”.

Luego de un tiempo de trabajo, desvelo y problemas en su vida personal, los detectives logran dar con su identidad. Pero su motivación será desconocida, durante breves momentos de la serie nos hablan acerca de su infancia y adolescencia, cosa que podría explicar un poco su vida de adulto. Esta es una docuserie creada por Tiller Russell, sabe llevar el ritmo de la conversación hasta el final.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: