Críticas

Minari: 5 frases de lecciones familiares

“Nunca pagues por nada que puedas encontrar gratis. Así es como debemos usar nuestras cabezas”.

Esto También Es.- El director y escritor Lee Isaac Chung cuenta la experiencia migratoria que vivió desde muy pequeño en Minari, un viaje visual a través de los ojos de David. Esta película independiente conmueve hasta los huesos con una historia honesta donde cada elemento en pantalla atrae a sus espectadores.

Jacob (Steven Yeun) es el padre de la familia Yi, él transporta a su familia de California a un hogar rural en Arkansas. Su esposa, Monica (Han Ye-ri) no está muy contenta, pues esta casa es como si fuera un gran contenedor en medio de la nada, pero a su hija Anne (Noel Kate Cho) y a David (Alan Kim) no les molesta la sensación de libertad. La intención de Jacob es crear su granja para dejar de ser un empleado más, persiguiendo su propio sueño americano.

En medio de peleas familiares, llega la abuela (Youn Yuh-jung) quién les enseña valiosas lecciones a todos en el hogar. El choque cultural es el tema unificador aquí, aunque no el único. Esta historia se centra en la familia, por un lado, nos enfocamos en Jacob con sus metas, frente a David y cómo debe madurar por la crisis que vive su familia y por un problema médico que tiene en su corazón. Finalmente nos encontramos con una versión más realista de “El sueño americano”.

A continuación, verás 5 frases destacadas de la cinta:

Los polluelos no tienen buen sabor, además no pueden poner huevos y no sirven para nada. Así que tú y yo deberíamos tratar de ser útiles”.

Explica Jacob a su David como una metáfora.

Abuela, no eres una abuela de verdad. ¡Las abuelas hornean galletas, no dicen groserías y no usan ropa interior de hombre!

Le dice David a la abuela, una de las partes más divertidas del filme que muestra la relación entre ambos.

“¡El minari es maravilloso! Crece en cualquier lugar como la maleza, cualquiera puede recogerlo. Ricos o pobres, pueden disfrutarlo y sentirse saludable”.

Explica la abuela a David, de aquí el nombre de la película.

Nunca pagues por nada que puedas encontrar gratis. Así es como debemos usar nuestras cabezas”.

Dice Jacob a David, motivándolo a buscar soluciones por si mismo.

Aunque falle, tengo que terminar lo que empecé”.

Dice Jacob a Monica en un momento de tensión.

Con casi dos horas de duración, y un ritmo lento, la trama logra engancharte hasta el final, que, como la vida, tiene un final realista, ni feliz ni triste. El director solo quería contar su historia, pero ha logrado que miles de personas lo escuchen y se sientan identificados por los diferentes temas que trata en ella.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: