Críticas

Una ventana al mar: 3 frases de un último adiós

“A veces pienso conforme pasan los años que la vida en lugar de sumar cosas va restando”.

Esto También Es.- Tras sus dos primeros largometrajes “Ori” y “Chaika”, el cineasta Miguel Ángel Jiménez regresa con su obra más completa: “Una ventana al mar”, un drama romántico con una enfermedad terminal de fondo. A pesar de girar en torno a la muerte, el tema central es sobre las segundas oportunidades de la vida.

La historia nos lleva a dos gloriosos escenarios; las calles céntricas de Bilbao en España y las aguas cristalinas del mar en la Isla de Nisyros, Grecia. En el primer escenario nos encontramos con María (Emma Suárez) una mujer de 55 años que acaba de ser diagnosticada con cáncer de cólon. Los planes y sueños de nuestra protagonista deben esperar, mientras ella recibe un duro tratamiento médico que posiblemente la salvará.

En la primera parte de la cinta, María representa esa incertidumbre de no saber que le espera, de sentirse arruinada y desesperanzada. Sin embargo, para Jiménez la historia no es sobre la muerte, sino sobre los cambios de perspectivas para tener una vida mejor. A decir verdad, sentí inspiración al ver la película, no es una trama común de un paciente terminal, es una nueva forma de decir hasta luego. Por supuesto, para María su vida aún no ha terminado y ¿cuál es la mejor forma de disfrutarla? Sin duda, viajando. Como última decisión, ella opta por tomar unas pequeñas vacaciones en Grecia junto a sus dos mejores amigas (Karmele Larrinaga y Ainhoa Aierbe) y sus respectivas parejas.

Un lugar donde morir

María deja todo atrás, su vida, su trabajo e incluso su familia para tomar el viaje de sus sueños. La gran pregunta es ¿qué pasará después? Al principio, la misión de la protagonista es recorrer los hermosos lugares de Grecia. Pero, los planes cambian cuando tiene la oportunidad de experimentar un último amor, tan apasionado como acogedor que la ayudará a encontrar la felicidad en esta etapa final. Stefanos (Akilas Karazisis) no es solo su acompañante, sino también su único apoyo. “Una ventana al mar” finaliza con el viaje de su hijo Imanol (Gaizka Ugarte) y su familia para conocer el lugar donde su madre decidió parar sus últimos días de vida.

una ventana al mar

El director nos muestra una forma diferente de despedirnos de la vida, un lado mucho más humano, auténtico y emocional. Aquí destacamos 3 frases:

“Si me voy contigo, no volveré más nunca”.

Explica María a su hijo Imanol, quien planea llevársela a Bilbao. Sin embargo, María decide quedarse en la isla.

“A veces pienso conforme pasan los años que la vida en lugar de sumar cosas va restando, eso es una putada”.

Meche (Karmele Larrinaga) a María

“Supongo que nadie tiene la vida que imagina cuando es joven” afirma Meche a María quien pregunta: ¿Tú crees? A lo mejor otros si la tienen”. Meche cuestiona: ¿Quiénes?, María finaliza: “El que se atreve, los que no tienen miedo, pero yo no soy así”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: