Críticas

Érase una vez en Venezuela: 5 frases de un pueblo desaparecido

“Mañana cuando el sol caiga en tu frente, en otras playas debo de hallarte. Y bien por eso vais a olvidarme, que mi esperanza es volverte a ver. Que mi esperanza es volverte a ver”.

Esto También Es.- Érase una vez en Venezuela (Once Upon A Time in Venezuela), es un documental rodado a lo largo de siete años por la cineasta Anabel Rodríguez Ríos. La obra muestra el declive del Congo Mirador, una comunidad palafítica ubicada al sur del Lago de Maracaibo. Lugar donde Rodríguez Ríos filmaba el relámpago del Catatumbo, un fenómeno metereológico en el que se pueden contemplar cientos de rayos en el cielo.

El Congo Mirador era un pueblo próspero, recordado por su actividad pesquera y la calidez de su población. Ahora, es una comunidad golpeada por la contaminación, producto del derrame constante de petróleo y el peligro de sedimentación. Desde hace unos años, “la comunidad no es ni la mitad de lo que era”, explica Natalie, la única profesora del pueblo preocupada por la educación de los niños. A medida que avanza el metraje conocemos las condiciones precarias de cada personaje; la mayoría sin los servicios básicos como el agua, la luz e incluso escasez de alimentos. El enfoque principal es exponer el estado actual del lugar, pero Anabel respalda la historia con los diferentes puntos de vista de los lugareños. Sobre todo, la de dos mujeres: Tamara, la representante del partido chavista y Natalie. En medio de discusiones para solventar el problema de contaminación, vemos como algunos son obligados a marcharse del Congo, mientras que otros rechazan la idea de abandonar sus hogares.

Gran parte de la película se centra en las elecciones nacionales del año 2015, cuando las divisiones políticas eran más importantes que el bienestar de los ciudadanos y que a lo largo de los años no ha cambiado, solo empeorado. Anabel demuestra como la corrupción de los mandatarios produjo la desaparición paulatina del Congo Mirador.

Cada año que pasa, la situación en la comunidad venezolana es crítica. A tan solo nada de desaparecer, la cineasta refleja el dolor, la tristeza y el enojo de los pocos habitantes que aún siguen luchando por permanecer. Aquí podrás ver 5 frases destacadas del documental:

 “Casi todas las noches esta luz silenciosa ilumina este lago. Y nadie sabe porque no produce ningún trueno. En el sur de este lago, el lago de Maracaibo, que también es el depósito de petróleo más grande de Venezuela, a muchas horas de cualquier ciudad, hay un pueblo sobre el agua, llamado Congo Mirador. El pueblo ha tenido mejores tiempos. Y ahora, en la noche de una época, nos contará su historia”.

Voz en off de Anabel Rodríguez Ríos
Once Upon A Time in Venezuela

“Imagínese, lo que debo sentir al ver lo que está pasando con este lugar, ¿cómo no puedo sentir tristeza o nostalgia?”.

Dice un pescador nacido en el Congo Mirador

“El gobernador de nuestra provincia una vez prometió que lo traería aquí, y yo dije: viviré por este día. Viviré hasta el día en que conozca a Chávez”.

Explica la gobernadora del partido Tamara

“Siempre prometen y prometen, y no cumplen nada. Todo es una mentira”.

Dice Natalie, profesora del Congo Mirador

“Mañana cuando el sol caiga en tu frente, en otras playas debo de hallarte. Y bien por eso vais a olvidarme, que mi esperanza es volverte a ver. Que mi esperanza es volverte a ver”.

Voz en off de Anabel Rodríguez

Aunque la producción no entró en la shortlist a Mejor película extranjera en los premios de la Academia. La directora y su equipo lograron dar la vuelta al mundo para exponer esta historia real sobre la situación de Venezuela. El documental finaliza con la siguiente dedicatoria:

“Dedicado a los congueros, donde quiera que estén”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: