Críticas

La última gran estafa: 5 frases de las ironías del cine

“¿Qué somos sin nuestros sueños?..... ¿Ricos?”

Esto También Es.- Una película dentro de una película, llena de ironías y comedia que da vida a tres personajes interpretados por rostros familiares como Robert De Niro, Tommy Lee Jones y Morgan Freeman. La última gran estafa (The Comeback Trail) no pretende ser una historia épica, su director George Gallo solo nos brinda un rato agradable de comedia negra con este remake de la cinta homónima de Harry Hurwitz estrenada en 1982.

Max (Robert De Niro) es un productor de películas, pero nunca ha dado ese gran golpe en la pantalla. Trabaja junto a su sobrino Walter (Zach Braff) y su última producción es fuertemente criticada por los católicos, por lo que toda su inversión está perdida. Lo malo es que su mayor inversor es Reggie (Morgan Freeman), un despiadado gángster que no duda en halar el gatillo si Max no le devuelve su dinero.

En busca de un préstamo Max visita a el joven productor James (Emile Hirsch), que sin complejos se ofrece a dar el dinero, pero a cambio de su guión más preciado. Fue difícil para Max hacer esto, pero gracias a un infortunio en un set de grabación, la sonrisa vuelve a su rostro. Ahora tiene una idea millonaria: dirigir una película de vaqueros cuyas escenas de acción lleven a la muerte al protagonista, y de esta forma cobrar la prima del seguro.

Además de ser una idea peligrosa e ilegal, marca el regreso del viejo actor Duke Montana (Tommy Lee Jones), quien tendrá que sortear una serie de obstáculos físicos y emocionales. A continuación, verás 5 frases destacadas de la película:

Solo estoy fingiendo que no oí eso. ¿Parar? ¿Estás loco Walter? Ve a enjuagarte la boca. Nunca nos detendremos. Hacemos películas milagrosas”.

Explica Max a Walter luego de su filme fracasado.

¿Qué somos sin nuestros sueños?” Pregunta Max a Walter cuando se niega a vender el libreto que más quiere. Walter le responde: “¿Ricos?” 

Esta es mi carta para el mundo. ¿Cuántas películas más puedo hacer? Recuerdas cuando empecé. Estas equivocado con él”.

Max a James.

¡No es tan difícil matar a alguien! Dispárarle, estrangularlo, envenenarlo. No me importa, pero hazlo”. Reggie a Max, él le responde: “No conoces a este tipo. Tiene nueve vidas”.

Cómo haces que la codicia parezca aceptable. El asesinato parece bastante sensato. ¿Que clase de persona eres?” Pregunta Walter a Max, él le responde: “Soy productor, ¿que más podría ser?” 

Mientras Max trata de poner en marcha su plan, todo lo que podría salir mal pasa y es muy divertido. Las situaciones cómicas contrarrestan el cinismo del objetivo de Max, que deja a un lado sus sueños de Hollywood por el dinero. Las caras conocidas hacen agradable esta historia sobre frustraciones en la industria del cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: