Críticas

Oslo: 7 frases de diálogo de paz entre rivales

“En esa habitación con la puerta cerrada, los cuatro hablarán, discutirán o peor. Pero aquí afuera, compartiremos las comidas, hablaremos de nuestras familias y perderemos la chimenea, porque sólo compartiendo lo personal, podremos ver al otro por lo que es en realidad”.

Esto También Es.- Porque recordar es vivir, una mirada a nuestro pasado nos permite comprender mejor el presente, incluso en oportunidades podemos anticiparnos al futuro. La nueva producción de HBO se muestran las conversaciones de paz entre dos países rivales; aunque actualmente siguen en conflicto, los vaivenes de esta comunicación son dignos de estudio. Oslo, adaptado por J.T. Rogers, es una película sobre negociaciones secretas entre el gobierno israelí y la Organización de Liberación de Palestina (OLP) que tuvieron lugar durante la década de los 90.

Oslo Movie Review: Portrayal of Israeli-Palestinian Covert Negotiations -  OtakuKart

Mona Juul (Ruth Wilson) y Terje Rød-Larsen (Andrew Scott) son una pareja Noruega que visitó Gaza, y lo que vieron ahí los marcó para siempre. Mona es trabajadora del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, y junto a su esposo, se involucran en conversaciones entre representantes de ambas regiones, y se comprometen a facilitar el diálogo para conseguir un acuerdo de paz. 

Sin ningún tipo de protocolo diplomático, se reciben en Oslo a dos profesores universitarios de Haifa, Yair Hirschfeld (Doval’e Glickman) y Ron Pundak (Rotem Keina). Del otro lado están, Ahmed Qurei (Salim Dau) y el miembro de la OLP Hassan Asfour (Waleed Zuaiter). Al darles la bienvenida, Terje insiste en que deberán tratarse como amigos para entender las dificultades del otro.

La desconfianza invade cada una de las conversaciones, ninguno pierde el tiempo en recordar al otro todo el daño que han sufrido sus pueblos. Aún así estas largas charlas dieron como resultado los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993.

Disfruta a continuación de 7 frases que destacan del acontecimiento histórico:

No sé qué opinen ustedes, pero, ¡por Dios que frío hace aquí!” Ron Pundak al grupo, Hassan Asfour responde: “No tan frío como el corazón de sus despiadados soldados mientras rompen los huesos de los hijos e hijas de Gaza”.

Oslo Review: The Most Riveting Movie Yet About Israel and Palestine

En esa habitación con la puerta cerrada, los cuatro hablarán, discutirán o peor. Pero aquí afuera, compartiremos las comidas, hablaremos de nuestras familias y perderemos la chimenea, porque sólo compartiendo lo personal, podremos ver al otro por lo que es en realidad”.

Terje Rød-Larsen 

Líneas rojas que no cruzaremos”. Hassan Asfour a Yair Hirschfeld, él responde: “Aquí seamos amigos”.

Oslo' Review: HBO Tackles Landmark Israeli-Palestinian Peace Talks - Variety

Mientras estamos aquí, todos somos amigos. Y mientras estemos juntos, esa debe ser nuestra única regla inquebrantable”.

Terje Rød-Larsen al grupo de representantes.

En mi país los vemos como terroristas y asesinos que quieren arrojarnos al mar…Asi que entenderán cuando les digo que no los vemos como socios ideales para la paz”. Uri Savir a Qurie, él le responde: “En mi país los vemos como una nación de salvajes cuyo ejército dispara a nuestros hijos como deporte”.

REVIEW: 'Oslo' brings the Tony-winning play about Israeli-Palestinian peace  to timely life on HBO

Estamos cansados de estar en guerra con ustedes. Estamos comprometidos con este ciclo de violencia y enemistad. Pero Israel no sacrificará su seguridad”. Uri Savir (Jeff Wilbusch) a Quire, él le responde: “Nunca tendrán total seguridad si piensan de ese modo”.

Ustedes se han matado y peleado por 50 años. Sus madres, sus hijas, sus hijos, han muerto y nada ha cambiado. El mundo se ha lavado las manos de este conflicto porque no cree que ustedes puedan cambiar. Nadie más vendrá a ayudarlos. Esto depende de ustedes”.

Mona al grupo de representantes.
Oslo Movie Review: Portrayal of Israeli-Palestinian Covert Negotiations -  OtakuKart

Bonus:

Se vuelven más aislados cada año, cada día. Mientras sus soldados ocupan tierras que ni siquiera quieren, que están desesperados por dejar y ustedes están varados en Túnez. Pero aquí se les está ofreciendo esa tierra, un regreso a casa  para gobernarse a sí mismos”.

Mona al grupo de representantes.

Durante el filme hay momentos realmente conmovedores y otros repletos de furia; las discusiones son tensas. Cada persona siente dolor por su pueblo, y en la medida que el trabajo se estanca, se percibe su frustración. Mona y Terje tratan de no involucrarse por completo en los diálogos, ellos mantienen la distancia y observan desde lejos, solo están ahí para ayudar a que las naciones lleguen a un acuerdo.

Los acuerdos de Paz de Oslo quedaron marcados en la historia como un gran evento, sin embargo, dio inicio a manifestaciones, pues muchos ciudadanos son de opiniones adversas a sus representantes. Ahora, más de dos décadas después, estos pueblos continúan en la misma situación. Ver este filme es casi como vivir el presente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: