Críticas

Un jefe en pañales 2: negocios de familia en 15 frases

“La infancia no dura para siempre, pero la familia sí”.

Esto También Es.- El mundo y Hawái está protegido por Baby Corp., y justo cuando pensábamos que la amenaza más grande había desaparecido, el mago Maguin, Tom McGrath, escribe, produce, dirige y regresa al ruedo con Un jefe en pañales 2: negocios de familia (The Boss Baby: Family Business).

En 2017 el pequeño Ted afirmó:

“El camino al éxito no es una línea recta Templeton, sino un viaje agitado, como un viaje en altamar, y tú eres el capitán que domina un turbulento océano”.

Y en esta segunda entrega lo demuestra con creces. Tim (James Marsden) y Ted (Alec Baldwin), los hermanos Templeton, ahora son adultos. Por un lado, Tim, a pesar de seguir sumergido en el fantástico mundo producto de su imaginación, formó una familia real. Él junto a su esposa, Carol (Eva Longoria), ahora son padres de dos brillantes niñas: Tabitha (Ariana Greenblatt) y Tina (Amy Sedaris). Ted, por otra parte,  vive entre lujos, donde su familia son sus abultadas arcas de dinero. Con el paso de los años, los hermanos se han distanciado. Pero no hay tiempo que perder, algo extraño sucede con la educación que ofrece el Dr. Armstrong (Jeff Goldblum), dueño de la red de escuelas más populares del mundo, y solo esta peculiar familia podrá resolverlo, como en los viejos tiempos, en equipo.

“Un jefe en pañales 2: negocios de familia”, es una dulce historia de aventuras sobre la rivalidad entre hermanos que finalmente se convierte en un conmovedor tributo a la familia y la hermandad. Esta no es una película sobre un bebé que es el jefe de una empresa. Es más, una mezcla fantástica sobre la movida actual donde muchos niños abandonaron su infancia para asumir roles propios de los adultos. Pero ¡hey!, no te confundas, la concientización sobre problemas actuales está presente, así como el pobre desempeño en soluciones reales.

Lejos de destacar un “jefe”, la cinta nos recuerda que todos debemos trabajar en la solución de estas vicisitudes. La comunicación y visibilidad son importantes; subestimar a los pequeños de la casa no es siquiera una idea que se cruce entre los cuentos originales de Marla Frazee, al contrario, la imaginación hiperactiva, diferentes personalidades de todos los miembros en casa y el amor incondicional, armonizan una colorida e ingeniosa historia; y de ella destacan 15 frases:

“Me temo que Tabitha y yo nos estamos distanciando. Igual que me pasó con mi hermano. Creí que teníamos todo el tiempo del mundo, pero el tiempo no se puede revertir ¿cierto?”.

Tim a Maguin

«Si algo he aprendido es que uno es niño una sola vez. Cuando creces, ya no puedes volver a serlo».

Tim a Maguin (McGrath)

“¿No crees que estoy un poco grande para eso ahora?”, dice Tabitha a Tim cuando él trata de darle un beso de buenas noches. “Ok”, responde Tim y Tabitha sigue: “Creo que es tiempo de que los dos maduremos. Será un placer saludarte de nuevo durante el desayuno”.

“Este poni me odia”, comenta Tim y Ted le responde: “No te odia Tim, es solo que no te respeta”.

“Creo que no me siento con muchas ganas de celebrar por ahora”, dice Tim y Maguin responde extrañado: “¡Owww!”. Tim continúa: “Tabitha está creciendo muy rápido. Es como si no me necesitara más”. Maguin replica: “Sí. Primero empiezan a pasar menos tiempo contigo. Luego dejan de pedir tus consejos”. Tim continúa: “Exacto”. Maguin sigue adelante: “Luego dan por sentado tu valor”.  Tim sigue: “Supongo”. Maguin entonces se descarga: “Entonces te rompen un brazo”. Tim entiende que la conversación dio un giro inesperado. Maguin continua: “¡Y te arrojan en una caja!”.

“Papi, no digas que no ¿Qué pasaría si todos dijeran que no? No se haría nada. Nada se echaría a andar. ¡Debes despertar a diario y decir: si, si, ¡sí! Sorpréndeme. Di ¡sí!”.

Dice Tina.

“Recuerden: su tamaño no determina su fuerza”.

Ted a los otros bebés.

“Créeme, debes ser agresiva si quieres avanzar. Debes subir la escalera corporativa hasta ser la última bebé que quede en la cima”. Aconseja el tío Ted a Tina, y ella responde: “De hecho, le doy prioridad al equilibrio de la vida familiar y el trabajo en un entorno positivo donde mis ideas sean valoradas”.

“Algunas cosas son más importantes que el dinero”, dice el Dr. Armstrong, y Ted responde: “Por favor no digas amor». Dr. Armstrong termina: “Poder”.

“He esperado tanto en línea que me esta saliendo un diente”.

Tina a Ted

“Aunque no lo creas, yo solía ser como ustedes. Sí, incluso tuve padres. Los míos eran psicólogos infantiles que me hicieron parte de un experimento”. dice el Dr. Armstrong y Ted responde sorprendido: “¿De verdad?”. El Dr. Armstrong continúa: “Me expusieron a diez mil horas de Mozart, lecciones de idiomas y a la radio pública”. Ted dice: “Odio la radio pública”. El Dr. Armstrong continúa: Fue en ese entonces que descubrí que soy más inteligente que mis padres. Cuando di mis primeros pasos, hui lejos de casa ¿por qué? porque siempre me presionaban. Me ordenaban lo que debía hacer en todo momento. Pero una palabra cambió mi vida: No”.

“El hecho de que debas crecer, no significa que debas distanciarte”.

Tina a Ted

“Nunca podría hacer tu trabajo. Trabajas a todas horas, Quiero decir, ni siquiera puedes renunciar, y no te pagan. La verdad no sé cómo es que eso es legal”.

Ted a Tim

“Lamento no haber estado allí para ti”.

Los hermanos Templeton

“¿Sabes doc? la infancia no dura para siempre, pero la familia sí”.

Tina al Dr. Armstrong

Siendo honesta, esta es la segunda película animada que este año realmente me invita a visitarla en varias ocasiones en compañía de los más pequeños. Sony llevó a Netflix The Mitchells vs. The Machines, una propuesta de animación diferente, con una historia chispeante y divertida. Ahora DreamWorks y Peacock «The Boss Baby: Family Business» hacen lo propio agregando además un par de canciones –a cargo de Steve Mazzaro y Hans Zimmer–, ajustadas a nuestros tiempos, con el reconocimiento que nos hace falta: padres e hijos no son enemigos, trabajan en equipo por un mejor futuro. Hágase un favor y disfrute de esta cinta en familia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: