Críticas

The Ice Road: 7 frases entre la explicación y la acción sobre las rutas mortales

“La prensa estará encima de nosotros. Hay que venderles la idea de que nuestro valiente equipo de rescate tuvo un final trágico”.

Esto También Es.- En 1953 el fallecido director y escritor Henri-Georges Clouzot adaptó la novela “El salario del miedo” (The Wages Of Fear) de Georges Arnaud. El resultado fue aclamado por los críticos, gracias a sus mordaces diálogos que retratan una realidad a menudo escondida entre la burocracia política. Inspirado en esa cinta, –aunque bien podríamos pensar que es en “Rutas mortales”–, llega “The Ice Road”, una adaptación ahora bajo el guion y dirección de Jonathan Hensleigh.

“Hey, ¿Cómo se siente ser el mejor amigo de un retrasado mental?”. Pregunta Johansson. “Es mi hermano Johansson, y te dije que no lo volvieras a llamar así”, responde Mike (Liam Neeson). “Retrasado”, repite Johansson. Lo siguiente es un golpe seco que lleva directo al suelo al atacante inicial.

Aún nos encontramos en los primeros cinco minutos de la cinta, y la acción está servida. Es que claro, se trata del mejor padre del universo hollywoodense, el conjunto de habilidades particulares de Neeson solo está calentando los motores (o al menos eso nos hace pensar).

Mientras Mike defiende a su hermano, una explosión toma lugar en una remota mina de diamantes en el extremo norte de Manitoba, Canadá. Los sensores de metano están apagados, y cuando Lampard (Holt McCallany), supervisor a cargo, se percata del tema, es demasiado tarde. Como resultado, casi tres docenas de mineros quedaron atrapados entre escombros. Y la única salida depende del transporte de carga extrapesada por una carretera de hielo. Tomemos en cuenta que todo ocurre a mediados de abril, solo un equipo de conductores osados podría tomar el reto.

La carrera es contrarreloj, tienen 30 horas para conseguir la hazaña. Se decide llamar al experimentado conductor Jim Goldenrod (Laurence Fishburne), para que arme un convoy con tres camiones, y los elegidos son:  el experto camionero que ha organizado esta misión; Tantoo (Amber Midthunder), una nativa del pueblo Cree, que a menudo pasa la noche tras las rejas por su ‘problemático’ comportamiento; seguidos por último de Mike y su hermano Gurty (Marcus Thomas), un mecánico y veterano de la guerra de Irak, que sufre de Trastorno por estrés postraumático y afasia. Los tres audaces conductores y el habilidoso mecánico deben cargar también con Varnay (Benjamin Walker), un actuario corporativo que representa a la constructora.

Tantoo explica el difícil equilibrio que deben mantener los camioneros al intentar atravesar este peligroso tramo. Los conductores no deben ir demasiado despacio o deprisa mientras transportan el pesado equipo. Deben estar atentos a las olas de presión delante de ellos y a las grietas que dejan atrás, obstáculos que proporcionan un par de momentos legítimamente tensos, entre hermosas panorámicas. Pronto las cosas siguen sumando complicaciones y agregan dos giros de tuerca interesantes, aunque no lo suficiente para ocultar el infortunado guion, del cual destacamos 7 frases:

«Sabrás cuando tenga hambre, porque soy muy poco atractiva», dice Tantoo y Varnay responde: «¿te pones de mal humor, ella cierra el diálogo: «peor, actúo como blanca».

“Protesta y vuelve a lanzar piedras y te arrestaremos de nuevo”, asegura un oficial de policía (Aaron Merke). Tantoo responde: “Lo seguiremos haciendo hasta que se vayan de nuestra tierra”. El policía sigue: “La ciudad es dueña del estacionamiento”. Tantoo termina la conversación: “Me refería a Norteamérica”.

“¿Cómo va la lucha por la justicia?”, pregunta Goldenrod a Tantoo, quien responde con la señal del dedo. Goldenrod continua: “Sigue construyendo casinos y vencerás al hombre blanco sin disparar un solo disparo”.

“Eso es como dos zorros y una gallina votando sobre lo que habrá para cenar”, dice Claude (Arne MacPherson). Barney (Gabriel Daniels), otro minero afirma: “Siempre supe que eras un idiota, Mankins. Pero ahora me doy cuenta de que también eres un asesino”.

 “La ventana de oxígeno de los mineros se cerrará en tres horas, por lo que la prensa estará encima de nosotros. Hay que venderles la idea de que nuestro valiente equipo de rescate tuvo un final trágico”.

El General Manager Sickle (Matt McCoy).

“Vamos a salir de aquí juntos, o nadie lo hará”.

Dice Lampard.

Bonus

“Gurty es como el comercial: Se lleva una paliza, pero sigue funcionando”.

Mike a Tantoo

Hensleigh trata de destacar problemas como: las recetas de opiáceos para alimentar la industria y no por el bien de los pacientes; el cliché de la etiqueta ‘problemático’ por pensar diferente; el estereotipo de ‘inútil’ por presentar una condición especial; además de la avaricia corporativa y la explotación de las tierras nativas. Sin embargo, los mensajes se quedan a medias entre explicaciones constantes, sumado a diálogos sin sentido, –la mayoría por cierto entre las líneas de la única chica de la cinta–.

Los mejores momentos son fáciles de ubicar, todos se relacionan con el lado vulnerable de Liam Neeson, y el tiempo en escena de Laurence Fishburne.

Al final tenemos una combinación poco plausible entre “Rutas mortales”, con algunos disparos frenéticos, exceso de explicaciones, y sabotajes por doquier. Si eres fanático de la mencionada serie y puedes dejar de lado la lógica por un par de horas, esta cinta es para ti. El “Truck, truck, truck” de Gurty habrá valido la pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: