Críticas

5 frases de «Mi corazón no late si tu no se lo dices»

“No quiero vivir así. No quiero estar enfermo”...

Esto También Es.- La familia de “Mi corazón no late si tu no se lo dices” haría lo que fuera por sostener su unión, aunque eso signifique vivir con un tormento asfixiante. El director Jonathan Cuartas transforma el concepto que conocemos sobre los vampiros y lo lleva a un drama familiar cercano a nuestra realidad, pero igual de retorcido.

En una casa a las afueras de una pequeña ciudad viven tres hermanos. Jessie (Ingrid Sophie Schram), quien trata de mantener una sensación de seguridad entre sus hermanos. Thomas (Owen Campbell), el hermano menor, educado en casa, apenas se mantiene de pie, tiene una vida nocturna y se alimenta en casa con sangre humana. ¿De dónde obtiene la sangre? Pues el tercer hermano, Dwight (Patrick Fugit), secuestra personas de la calle para drenar su sangre y luego vender sus objetos en una tienda de segunda mano. 

Parece algo espantoso, pero todos parecen estar muy acostumbrados a esto. Jessie y Dwight poseen una vida que gira en torno a Thomas, al punto de que no gozan de nada más salvo de la extraña relación que han creado. Sin embargo, Dwight comienza a cuestionar esta rutina, y fantasea con la posibilidad de escapar algún día con la trabajadora sexual que le da pequeñas dosis de realidad fuera de su sofocante hogar.

Thomas también parece un poco harto de las normas de su hermana, él quiere salir a jugar con los niños que pasan jugando ocasionalmente cerca de su casa. Pero ella le recalca el hecho de que él no es «normal», no puede salir a tomar el sol así que mucho menos podría salir a divertirse con personas de su edad. 

Los conflictos llegan solos para esta familia, la vida que llevan los consume de forma mental hasta llegar a un punto de quiebre. A continuación verás 5 frases descabelladas, simples y frustrantes del filme:

Sé que esto es difícil, pero no podríamos hacerlo sin ti. Tenemos que estar los tres juntos”.

Explica Jessie a Dwight cuando él expresa su deseo de detener sus crímenes.

Nos tienes a nosotros”. Jessie a Thomas cuando él le dice que quiere salir, él le responde: “No, no son amigos de verdad. No quiero familia, necesito amigos de verdad. Puedo hacerme amigo de los niños que siempre están afuera. Apuesto que nos gustarían cosas parecidas”.

Thomas solo ha tenido interacción con sus hermanos, no conoce nada del exterior.

Nunca he estado en la playa”. Explica Dwight a Pam (Katie Preston), ella le responde: “Fui a Miami una vez en los años 90. Es bonito. No es como se ve en la televisión. Está lleno de gente, hace calor. Pero puedes estar desnudo todo el día”.

Este es el único momento dentro del filme en el que Dwight se da un momento para imaginar una via feliz junto con la trabajadora sexual.

¿Tienes idea de lo que hacemos para conseguir esa sangre? ¿Tienes idea de lo estupido que eres?”.

Jessie a Thomas luego de derramar un vaso de sangre.

No quiero vivir así. No quiero estar enfermo”. Thomas a Dwight, él le responde resignado: “Tenemos que hacerlo”.

La historia se centra solamente en el presente de una forma simple durante la hora y media de metraje. Jamás obtendrás una respuesta concreta sobre la enfermedad de Thomas, ni cómo descubrieron que su sed se calma con sangre. Pero la película tiene más que ofrecer, a pesar de que no explican todo punto por punto, muestran la toxicidad de esta familia que utiliza como excusa “el amor fraternal” para hacer cualquier cosa, creando dependencia y tristeza entre sus miembros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: