Críticas

The Duke: 7 frases de un robo inusual de guante blanco

“No puedes ayudar a los muertos, pero puedes inspirarte en ellos. Algunos de los niños que este país envió a Francia y Bélgica en 1914, volvieron. Ahora tienen más de 65 años. La pensión no tiene ni dos centavos para frotar. Y el aislamiento o no estar conectado para usar la jerga moderna, no es ningún tipo de vida. Así que lo que tú llamas grandemente mi filosofía, eso de yo soy tú, tú eres yo, me dice que cada vez alguien queda aislado del resto de nosotros. Esta nación, este país se convierte en un pie más corto”. 

Esto También Es.- Basada en la historia real del hombre que llenó los titulares de los periódicos en 1961, The Duke del director Roger Michell es otra comedia británica de bromas amenas y situaciones hilarantes que se robará toda tu atención en un recorrido placentero de 96 minutos.  

Jim Broadbent y Helen Mirren no son solo actores destinados para una comedia británica, ambos tienen una química en pantalla magnífica con sus chistes pesados y sus reuniones inusuales para tomar una buena taza de té. Sea cual sea tu ánimo, “The Duke” es una película dispuesta a subirte el ánimo en un día difícil. Además, todos alguna vez hemos sido Kempton Bunton (Broadbent) un irónico, ingenioso, idealista y activista apasionado —mucho antes de que dicha palabra se hiciera popular— con un sueño en el corazón: cambiar el mundo.  

Kempton Bunton es un Robin Hood moderno que vive bajo una filosofía clara, “Tú eres yo, yo soy tú”, es decir, somos responsables unos de otros. Por esta razón, fue el hombre que robó el retrato del duque de Wellington de Goya de la National Gallery; no para enriquecerse, sino para llamar la atención de los medios por las exageradas sumas de dinero gastadas en el arte, mientras las personas, en especial los ancianos, necesitaban mejoras en el sistema de salud y vivienda. 

La historia ambientada en un pueblo de Inglaterra en los años 60 comienza con una impactante noticia; el gobierno británico ha gastado una suma exagerada de 140.000 libras esterlinas en la compra de un cuadro del duque de Wellington. Tras ver la noticia, Kempton se siente indignado por el mal uso del dinero público, en lugar de beneficiar a miles de jubilados. De este modo, junto a su hijo mejor Jackie (Fionn Whitehead), decide robarlo y mantenerlo en secreto en su armario. Sin embargo, su esposa Dorothy (Mirren) es una mujer cansada de las ideas de su marido, y pronto comienza a sospechar que algo no anda bien. 

The Duke es todo lo contrario a una película de atracos, su historia examina cómo las consecuencias de la decisión de Kempton están por arruinar su familia. Aunque la película se sostiene debido al humor, hay una subtrama dramática que nos da a entender el desgaste de la relación entre Dorothy y su esposo. Está de más decir que Jim Broadbent y Helen Mirren son fantásticos en sus papeles y que la cinta sabe cómo entretener, a pesar de que algunos encuentren este título aburrido. Créeme, dale una oportunidad, tiene un comienzo un poco lento, pero a medida que avanza, sentirás un gran cariño hacia los Bunton. 

A continuación, disfruta de las 7 frases destacadas: 

“Señores, la televisión es la cura moderna de la soledad”.

Dice Kempton a los oficiales 

“Roma no se construyó en un día, Jackie. Pero, de nuevo, yo no estaba en ese trabajo particular”. 

Dice Kempton a su hijo Jackie 

“El acto es un intento de robar los bolsillos de aquellos que aman el arte más que la caridad”. 

Lee a su hijo  

“La conmoción, sí, estoy conmocionada ¡Hay una obra maestra robada en mi armario! ¿Necesito saber algo más?”, Dorothy pregunta y Kempton responde: “Me levanté contra el fanatismo racial. También perdí mi trabajo en la panadería”. Ella continua: “Hay que sorpresa”. Él explica: “Alguien tenía que decir algo”. Dorothy finaliza: “Sí, y se llama Martín Luther King. No Kempton Bunton”. 

“Primera regla de la abogacía: no seas más gracioso que el juez”. 

Dice un colega a Jeremy (Jim Broadbent) 

“Toda mi vida he mirado por otras personas y me he metido en problemas por ello”. 

Confiesa Kempton en la corte 

“No puedes ayudar a los muertos, pero puedes inspirarte en ellos. Algunos de los niños que este país envió a Francia y Bélgica en 1914, volvieron. Ahora tienen más de 65 años. La pensión no tiene ni dos centavos para frotar. Y el aislamiento o no estar conectado para usar la jerga moderna, no es ningún tipo de vida. Así que lo que tú llamas grandemente mi filosofía, eso de yo soy tú, tú eres yo, me dice que cada vez alguien queda aislado del resto de nosotros. Esta nación, este país se convierte en un pie más corto”. 

Kempton  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: