Críticas

El reino: 7 frases sobre el abuso de poder en una serie argentina

“Si sigo las reglas del mundo, ¿rechazo el designio de Dios? La pregunta clave sería… ¿Debo obedecer al mundo? ¿O debo obedecer a Dios?”.

Esto También Es.- Manipulación, injusticias, corrupción y el abuso de poder de la religión y la política es lo que forma a El Reino, una nueva serie argentina para Netflix. El programa de ocho episodios fue creado por Marcelo Piñeyro y Claudia Piñeiro, para mostrar un lado sórdido detrás de las figuras de poder.

Emilio Vázquez (Diego Peretti) es un pastor evangelista, una figura respetada por los seguidores de su templo. Él tiene una campaña política junto a Armando Badajoz (Daniel Kuzniecka), aspirante a la presidencia de Argentina. Pero durante un evento junto a los leales del templo, Badajoz sufre un atentado por lo que, el foco de atención, la candidatura y los problemas que esta conlleva pasan a Emilio.

Descifrar quién mató al candidato es lo más fácil del caso para la fiscal Roberta Candia (Nancy Dupláa), pero son los motivos del asesino los que convierten esta historia en un laberinto de secretos.

El Jefe de Campaña, Ruben Osorio (Joaquín Furriel), se pone al día con Emilio para hacerlo ascender a la presidencia y borrar cualquier rastro de oscuridad sobre su casa religiosa. La esposa del pastor, Elena (Mercedes Morán) trata de mantener todo bajo su control, pero Emilio realmente confía en Julio Clamens (Chino Darín). Él es un abogado con un pasado traumático que consiguió refugio en el templo de Emilio a pesar de no ser un creyente. Con el tiempo se convirtió en su hombre de confianza, hasta el asesinato de Badajoz, donde descubre misterios más oscuros de las personas a las que les debe la vida junto a Tadeo (Peter Lanzani), un discípulo del pastor.

A continuación verás 7 frases destacadas:

No va a pasar nada o mejor dicho… Cristo va a pasar. Estamos protegidos”.

Dice Emilio antes del atentado de Badajoz.

Ni siquiera Dios me da consuelo hoy. Le hablo, le pregunto. Pero no tengo respuesta para tanto odio, para tanto mal. También tengo miedo ¿Por qué negarlo?”.

Explica Emilio a la fiscal Candia.

¿Entendés lo que significa para los infieles tener un pastor que se salvó de la muerte? Querían matarte y no lo consiguieron. Cristo te salvó. El Señor tuvo que elegir entre el hombre de la política y el de la iglesia y te eligió a vos. Cristo te volvió inmortal”.

Dice Elena a Emilio después del atentado de Badajoz.

Me encantaría poder creer en el Dios que voz creés, pero no puedo creer en un Dios que permite que el mundo sea esta cloaca”.

Explica Julio a Remigio, un compañero del templo.

Cristo me va a proteger. Nos va a proteger”. Emilio a Julio, él le responde: “No recarguemos a Cristo con nuestras propias tareas”.

El mundo me juzga según sus reglas. Y yo me someto a su juicio porque es el mundo en el que vivo. Sé que me tengo que contener. Lo acepto. Pero aunque lo haga, me niego a admitir que lo que siento es malo”.

Confiesa Emilio a Tadeo.

Si sigo las reglas del mundo, ¿rechazo el designio de Dios? La pregunta clave sería… ¿Debo obedecer al mundo o debo obedecer a Dios?”.

Emilio a Tadeo.

Todos tienen algo que perder en este thriller. Las ideologías religiosas son un fuerte en los diálogos, el pastor y su esposa basan sus respuestas más comprometedoras en la palabra de dios. La usan como escudo protector. De este modo permanecen con una buena imagen ante el público. La fiscal Candía es la contraparte más fuerte, sin embargo, su investigación solo consigue callejones sin salida a causa de la gran corrupción. Seguir cada punto de vista de la historia es interesante, a su modo, cada personaje descubre los misterios hasta llegar a un punto en común. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: