Críticas

The North Water: 5 frases del imponente final de temporada

“Los hombres hacen lo que les ordeno, pero no hacen ningún esfuerzo. Sin el rigor y el propósito de los deberes a bordo... están perdidos. Las semanas pasan, ¿o son meses? Y las raciones se desvanecen. El frío se filtra en nuestros huesos. Pero no me desmoronaré”.

Esto También Es.- Durante los tres primeros episodios de The North Water conocimos a los tripulantes del Volunteer, y la hostilidad que puede existir en la altamar. La historia basada en la novela homónima de Ian McGuire, continua con dos episodios más, donde los hombres del barco ballenero sobreviven a la nada.

El final de “Homo Homini Lupus”, dejó a Patrick Sumner (Jack O’Connell) y a la tripulación ballenera abandonados en el Ártico. Después de la muerte del capitán Brownlee (Stephen Graham), los hombres del Volunteer se refugian en el hombre que parece más cuerdo entre ellos, el doctor Sumner. Él les ordena que hacer, pero al pasar los días la desesperación es lo único que queda, sin comida y con frío la preocupación y ocupación es sobrevivir.

A su suerte, aparecen dos hombres esquimales y negocian para tener alimentos. Sin embargo, Henry Drax (Colin Farrell) ve una oportunidad más grande dentro de su mente retorcida y deja al resto sin ayuda mientras huye. La tripulación, agotada, decide seguir su camino y Sumner no los acompañara con la esperanza de un milagro. Pero nuevamente solo transcurren días fríos en soledad, así que se dispone a buscar algo ahí fuera que le permita seguir con vida.

Luego de un impactante encuentro con un oso en medio del hielo, Patrick encuentra algo de paz con un nuevo amigo. Hasta que llega el momento de enfrentarse al mundo que dejó atrás al subirse al Volunteer. Disfruta a continuación de 5 frases destacadas de «The Devils of the Earth» y «To Live Is to Suffer«:

Puedo apreciar que la moral puede estar apenas baja en este punto, pero si eligen permanecer inmóviles, su sangre se espesará y se coagulará en sus venas. Sus órganos se volverán flácidos y eventualmente fallaran, y morirán de una muerte atroz”.

Explica Sumner a los tripulantes.

Los hombres hacen lo que les ordeno, pero no hacen ningún esfuerzo. Sin el rigor y el propósito de los deberes a bordo… están perdidos. Las semanas pasan, ¿o son meses? Y las raciones se desvanecen. El frío se filtra en nuestros huesos. Pero no me desmoronaré”.

Voz en off de Sumner.

Los milagros ocurren. Si existe un gran mal, ¿por qué no un gran bien igual?

Otto a Sumner cuando queda sin esperanzas.

Quizá nosotros estemos demasiado distantes. Pero es que ellos llevan un tipo de vida salvaje y primitiva. Sin sentimentalismos. Aceptan la realidad de su existencia y de este mundo tal y como es. No sienten la necesidad imperiosa de cambiar eso. No creo que eso los haga primitivos”.

Sumner a un cura que le brinda apoyo (Peter Mullan).

Todos esos sufrimientos me los he buscado yo. He cometido multitud de errores”. Explica Sumner al cura, él le responde: “Muéstrame un hombre que no y te mostraré a un santo o a un grandísimo mentiroso. Déjame que te diga algo, he conocido a muy pocos santos en mi vida”.

Desde el encuentro de Patrick Sumner con el oso no dejan de aparecer señales, las supersticiones de Otto (Roland Møller) acompañan a una leyenda de los esquimales que narran el destino del cirujano irlandés. Mientras llega a su final, Sumner parece otra persona, con menos miedo, deja de pensar tanto cada movimiento y solo se guía por su intuición, dándole un cambio al personaje y un gran desenlace.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: