Críticas

Malignant: 5 frases de una conexión mental aterradora

“Tú sabes quién soy. A pesar de que te dijeron que solo existo en tu mente. Permitiste que te dijeran que no soy real”.

Esto También Es- Escenas sangrientas parecen ser solo pesadillas para una joven con un pasado incierto, pero estas visiones son parte de algo real, fuera de su imaginación. Malignant (Maligno) es la última película de terror de James Wan, que estuvo alejado del género durante varios años después de participar en películas como El Conjuro e Insidious.

La historia presenta a Madison (Annabelle Wallis), una joven que sueña con ser madre y experimentar la conexión emocional que se crea con un bebé. Sin embargo, la vida no ha sido muy amable con ella. Debe soportar a un esposo abusivo y abortos espontanteos que le han causado frustración. A raíz de otro evento traumático, Madie empieza a tener visiones de asesinatos espantosos cometidos por un homicida irreal que parece ser producto de su imaginación.

Pero desde que empiezan las visiones la vida de Madison solo se vuelve más extraña. Y es que estas pesadillas que creía que solo se alojaban en su mente están ocurriendo en la realidad. El asesino tiene una conexión psíquica con ella, únicamente le muestra los crímenes pero no da pistas de nada más. 

El detective Kekoa Shaw (George Young) y Regina Moss (Michole Briana White) investigan los casos de asesinatos que ve la joven horrorizada. Mientras que la hermana de Madison, Sydney (Maddie Hasson), hace todo a su alcance para ayudarla a superar y descubrir de dónde se originó esta conexión mental.

Disfruta de las 5 frases destacadas del filme:

Debes dejar de embarazarte. El doctor dijo que podría volver a pasar. ¿Cuántos de mis hijos deben morir dentro de ti?

Derek (Jake Abel) a Madison.

Nunca había visto algo igual. Podría suceder en un choque de auto pero así no. Esto es algo especial”.

Explica Winnie (Ingrid Bisu) al detective Kekoa después de ver la primera escena de crimen.

Quería saber que se sentía tener una conexión biológica con alguien. Un vínculo de sangre”.

Dice Madison a Sydney.

Tú sabes quién soy. A pesar de que te dijeron que solo existo en tu mente. Permitiste que te dijeran que no soy real”.

Dice el asesino a Madison.

Es como un parásito que se alimenta de ella”.

Explica Sydney al detective Kekoa.

Laberintos bajo la ciudad de Seattle, áticos, casas antiguas que rechinan y un hospital en medio de la nada son algunos de los escenarios de la historia. Pero el mayor sobresalto de la historia no llega sino casi hasta el final, después de entender el origen de Madison.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: